El magistrado cuestiona la idoneidad de Simón Viñals como responsable de la atención sanitaria del evento por su edad



01 sep 2014. 14.19H
SE LEE EN 2 minutos

Simón Viñals.

Redacción. Madrid
El juez Eduardo López Palop, al frente del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, ha concluido la investigación sobre la tragedia del Madrid Arena, recinto en el que el 1 de noviembre de 2012 murieron cinco jóvenes por sobreaforo, con 16 imputados. Entre ellos se encuentran Simón y Carlos Viñals, responsables de la atención sanitaria del lugar durante el incidente, que han sido acusados por el magistrado de  tres delitos de homicidio por imprudencia grave profesional, en los casos de Rocío Oña, Cristina Arece y Katia Esteban.

En el auto, López Palop cuestiona la idoneidad de Simón Viñals para hacerse cargo de la atención sanitaria del evento que se celebraba, una fiesta de Halloween, por su edad, unos 80 años. “Por razones más que evidentes se cuestiona que una persona de tal edad esté en condiciones de ponerse al frente de los servicios médicos de un acontecimiento”.

Además, indica que se podía prever e incluso “tener la seguridad” de que en uno u otro grado los asistentes “iban a estar embriagados”.

Por otro lado,el juez también carga contra la naturaleza, la estructura y el equipamiento del local que hacía las veces de enfermería. Advierte de que estaba ubicada en un habitáculo no concebido para tal fin, “sin ventilación alguna, escasa e insuficiente ventilación” y sin agua corriente. Una condiciones que, sin embargo, Viñals aceptó para el cumplimiento de sus funciones.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.