18 nov 2018 | Actualizado: 18:10

“Si hay algo que sobra en política sanitaria son cargos directivos”

Los populares insisten en la necesidad de suprimir el Observatorio de los Recursos Humanos

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

María J. Sáenz, portavoz del PP en la Comisión de Sanidad.

Cristina Mouriño. Madrid
La Comisión de Sanidad del Parlamento cántabro ha debatido el proyecto de ley de Personal Estatutario de Instituciones Sanitarias. La portavoz del grupo Popular, María José Sáenz de Buruaga, ha destacado “que creemos necesario corregir la planificación y ordenación de los recursos humanos”. En este sentido, “consideramos fundamental la supresión del Observatorio de Recursos Humanos”.

“A nuestro juicio, ha explicado Sáenz de Buruaga, su existencia carece totalmente de justificación por razones de gasto público”. Para la portavoz popular, “resulta inadmisible en un contexto de recortes que se planteen medidas que todos sabemos que acaban implicando más gasto superfluo e inncesario, por razones de eficiencia”. “Si hay algo que sobra en política sanitaria son cargos directivos, entre cuyas funciones conocidas debiera estar esa labor de planificación y análisis”.

“Desde el Partido Popular, creemos que para ejercer dichas funciones no se necesita ningún Observatorio, y en estos instantes sobra gente dedicada durante mucho tiempo a observar y `observarse´ y faltan responsables dispuestos a gestionar”.

Por parte del grupo socialista, Purificación Saez, ha subrayado que “lo que no podemos pasar de ninguna de las maneras es la supresión del Observatorio de Recursos Humanos, y más viendo sus argumentos”. “Decir que este organismo genera un gasto superfluo es tener una visión muy estrecha de lo que son los recursos humanos y lo que es planificación”.

“El Observatorio de los Recursos Humanos no es una cuestión económica, ya que funciona con muy poca inversión económica pero con mucha inversión de talento y profesionalidad”, ha destacado Saez. “Este organismo, aunque desde el Partido Popular se vea como un gasto superfluo, es la mejor manera de garantizar la sostenibilidad del servicio de salud, porque va a permitir reordenar y utilizar los recursos de personal más eficazmente”.