17 dic 2018 | Actualizado: 13:20

Si el Estado no financia la Ley de Dependencia, la Junta devolverá sus competencias

El consejero ha señalado que en un principio se preveían 10.000 beneficiarios en la región y hoy son más de 37.000

mar 11 enero 2011. 18.23H

Redacción. Toledo
Castilla-La Mancha devolverá al Estado sus competencias en materia de dependencia si no recibe la financiación necesaria para hacer frente a la aplicación de la Ley que regula esta materia. Así se ha expresado el consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, que ha agregado que a su modo de ver habría que revisar la dotación del fondo de suficiencia del Gobierno central destinado a servicios esenciales de las comunidades autónomas, y que ese fondo debería de crecer para que la transferencia pudiera cubrir "los gastos reales" de la Ley de Dependencia.
 

Fernando Lamata.

Así, Lamata ha explicado que cuando se redactó el acuerdo de financiación del Gobierno con las comunidades autónomas para esta Ley se calculó que habría 10.000 beneficiarios en la región y que a día de hoy son 37.000. Igualmente, ha señalado que la financiación de la Ley de Dependencia por parte del Estado a las comunidades autónomas se hace por medio de financiación finalista, así como por el sistema de financiación general de las comunidades autónomas.

Lamata ha subrayado que "el problema" está en esta segunda forma de financiación, que tiene que complementar la comunidad autónoma con el dinero que establece el acuerdo general de financiación. "Ese acuerdo es el que no ha previsto esta cantidad tan importante de esos 37.000 beneficiarios", ha añadido.

"Esa cantidad es la que tiene una infravaloración que en Castilla-La Mancha supone unos 200 millones de euros", ha señalado Lamata, quien ha querido dejar claro que el Gobierno regional y su presidente, José María Barreda, apuestan por cumplir la Ley y esa es la razón de que se produzca un endeudamiento que la región está negociando con el Gobierno central.

Además, el titular de Salud y Bienestar Social ha señalado que le "duele personalmente" que haya una crítica a Castilla-La Mancha por el hecho de que se haya endeudado por cumplir una Ley que es nacional y "tiene todo el sentido porque va dirigida a las personas que más lo necesitan".

De este modo, ha manifestado que lo que hay que hacer es evaluar las necesidades de financiación porque "los números son distintos" y que, mientras tanto, Castilla-La Mancha "no va a tirar la toalla" en 2011 respecto a la Ley aunque seguirá exigiendo la cobertura de la financiación necesaria.