Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05

Jornada de paro sindical y ‘paralización’ de diálogo entre Sescam y CESM

A última hora de la tarde, se desconocía si el Consejo de Gobierno había aprobado finalmente las polémicas medidas

Jueves, 15 de diciembre de 2011, a las 23:14

María Márquez / redacción.
Tras el revuelo mediático del pasado miércoles debido al plantón sindical al Sescam, CESM tomó el protagonismo de la jornada de ayer tanto porque Luis Carretero identificaba al sindicato médico como el único que "mantenía el diálogo", como por las críticas del Colegio de Médicos de Toledo ante sus negociaciones con el servicio de salud manchego. El secretario general del sindicato, José Luis Grau, salió al paso confirmando su actitud dialogante siempre y cuando la negociación se prolongase hasta el lunes 19. A última hora de la tarde de ayer, CESM confirmaba que no había recibido más noticias de Carretero, por lo que desconocía si el Consejo de Gobierno había aprobado finalmente las polémicas medidas.

José Luis Grau, secretario general de CESM-Castilla-La Mancha.

En nota de prensa, el gerente del Sescam, Luis Carretero "lamentaba" que los sindicatos se hubiesen "levantado de la Mesa Sectorial de Sanidad" el día anterior y daba un voto de confianza al "proceso de diálogo abierto con el Sindicato Médico de Castilla-La Mancha". Un voto de confianza sustentado en el hecho de que CESM había sido el único colectivo que no se había sumado al paro convocado ayer a las 11 horas y dirigido a los empleados públicos.

Otra entidad en pronunciarse también en el día de ayer fue el Colegio Oficial de Médicos de Toledo (COMT), criticando públicamente la propuesta que CESM había hecho al Sescam "sobre gestión clínica por guardias". El COMT criticaba que este planteamiento había sido la contrapartida para que el Gobierno regional "no redujese un 15 por ciento el precio de la guardia de presencia física de los facultativos". Consultado por Redacción Médica, el secretario general de CESM-Castilla-La Mancha, José Luis Grau, ha declinado responder a la entidad colegial y "entrar en la crítica", y se ha limitado a apuntar que "sabemos que existen guardias donde no tienen que existir, y que se puede plantear las de presencia física localizable".

Incidencia del paro en cada una de las provincias: casi un millar de personas

Imagen de uno de los paros frente a un hospital.

La de ayer jueves ha sido la primera de las concentraciones que tienen previsto llevar a cabo los trabajadores de la Administración regional, que el próximo día 21 se manifestarán en las cinco capitales de provincia y en Talavera de la Reina. Además,  convocantes de estas acciones (CCOO, UGT, CSI·F, STAS-STE, Satse, ANPE, USO, SIC-USAE y SAE) no descartan convocar una huelga general en la función pública o en toda la región si continúan "las agresiones hacia lo público", ni acudir a los tribunales para reclamar los derechos de los funcionarios.

En Ciudad Real, algo más de 200 trabajadores dependientes del Gobierno regional se han concentrado durante algo más de media hora ante la sede del Edificio de Servicios Múltiples, donde se ubican varios servicios de las distintas consejerías en la provincia. En Albacete, alrededor de 250 empleados públicos se han concentrado contra las nuevas medidas del Gobierno de María Dolores de Cospedal en la puerta del Centro Hospitalario Universitario de Albacete. Alrededor de un centenar de funcionarios de Cuenca se ha concentrado ante las puertas de la Delegación de la Junta en la plaza González Palencia. En Toledo, unas 200 personas se han concentrado ante las puertas del hospital Virgen de la Salud, llamando a los empleados públicos y a la ciudadanía en general a secundar la manifestación del próximo 21 de diciembre. En el caso de Guadalajara, han sido cerca de medio centenar de personas las que se han concentrado frente a la Delegación de la Junta en protesta por el último paquete de medidas del Gobierno regional. Por último, en Talavera de la Reina, unas 150 personas movilizadas por todos los sindicatos se han concentrado en el puente elevado que une el hospital Nuestra Señora del Prado y el Instituto de Ciencias de la Salud.