18 nov 2018 | Actualizado: 19:00

SEMG insta a Sanidad a retomar el diálogo sobre el Plan Estratégico de AP

El objetivo es facilitar “el resurgir” del primer nivel de atención sanitaria en esta comunidad autónoma

Viernes, 20 de septiembre de 2013, a las 13:35

Redacción. Madrid
La Sociedad Madrileña de Médicos Generales y de Familia (SEMG-Madrid) ha hecho un llamamiento a la Consejería de Sanidad para que restablezca el diálogo y consensue con los profesionales un nuevo Plan Estratégico de Atención Primaria (AP), análogo al desarrollado en 2006, que permita “el resurgir” del primer nivel de atención sanitaria en esta comunidad autónoma.

Antonio Torres, presidente de SEMG-Madrid.

La situación económica en la AP es “cada vez más asfixiante”, aseguran. La de Madrid es la segunda comunidad autónoma que menos invierte en AP y aún así continúa aplicando “severos recortes” en este nivel, frente a la “manga ancha” en otros: “en la remodelación de hospitales, la Consejería de Sanidad va a invertir este año 10,1 millones de euros (largamente publicitados)”, argumentan.

Sin embargo, en AP los médicos generales denuncian la reducción del personal de limpieza “hasta puntos sonrojantes”, la disminución del 70 por ciento en el presupuesto para pagar suplencias, o los problemas que experimentan muchos centros de salud con los sistemas de climatización o la reparación de obras.

A todo ello, añaden, le acompaña una “situación de descontrol” provocada por la “mala resolución” del traslado de la Gerencia Única, que “contribuye a la impresión de desamparo de los Centros de Salud ante la resolución de problemas de la actividad diaria”.

“Al final, ni se han generado las oportunidades esperadas (simplificación de gestiones, descentralización de las decisiones, disminución de la estructura burocrática, liberación de recursos para ubicarlos en los centros de salud), ni las modificaciones anunciadas en la estructura directiva (con Directores de Centro en funciones desde hace tres años, sin perfilar sus atribuciones y capacidades), ni los beneficios para los usuarios (igualdad de prestaciones, de recursos, agilización de la atención, disminución de tiempos de espera en consulta…), por lo que debería ser motivo de seria reflexión por parte de la Consejería de Sanidad”, indican.