15 nov 2018 | Actualizado: 17:50

Ante el vacío legal en el uso del cigarrillo electrónico Sanidad aprueba seis recomendaciones

Estudios recientes han descrito efectos adversos por su uso a corto plazo

Miércoles, 19 de marzo de 2014, a las 10:47
Redacción. Oviedo
El Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA) ha publicado una serie de recomendaciones sobre el uso de los cigarrillos electrónicos, ya que hasta que no se produzca una regulación completa para su uso se considera necesario realizar recomendaciones para su utilización en determinadas dependencias de uso público, según ha afirmado el BOPA.

En la resolución emitida por el BOPA ha recomendado que en todos los centros y dependencias de la Administración del Principado y de sus entidades de derecho público dependientes, no se permita el uso de cigarrillos electrónicos, tanto en lugares cerrados como en sus recintos al aire libre, que en todos los centros, servicios y establecimientos sanitarios, así como en los espacios al aire libre o cubiertos, comprendidos en sus recintos, no se permita el uso de cigarrillos electrónicos. También se dirige a la Consejería de Educación, Cultura y Deporte y a los titulares de centros educativos privados recomendando la adopción de medidas en lo que afecta a centros docentes y formativos, salvo en los espacios al aire libre de los centros universitarios y de los exclusivamente dedicados a la formación de adultos. Se suman recomendaciones para la adopción de medidas similares en los medios de transporte público urbano e interurbano, medios de transporte ferroviario y marítimo, así como en aeronaves de compañías españolas o vuelos compartidos con compañías extranjeras. También aconseja la adopción de medidas en los recintos de los parques infantiles y áreas o zonas de juego para la infancia. Igualmente y dentro del ámbito territorial del Principado se recomienda que dentro de sus competencias las distintas administraciones adopten medidas similares en sus centros o instalaciones.

Estudios recientes han descrito efectos adversos por su uso a corto plazo, similares a los que producen los cigarrillos de tabaco (cambios pulmonares, irritación de garganta y boca, tos, dolor de cabeza, etc.), es por ello que no debe pensarse que estos dispositivos sean inocuos y, por tanto, no debería hacerse referencia en la publicidad a los efectos beneficiosos de los cigarrillos electrónicos para la salud, según aclara el BOPA.

Actualmente existe un vacío legal respecto a la venta, promoción, publicidad y uso de estos dispositivos, junto con una confusión sobre la consideración de su naturaleza, ya como producto general de consumo o como producto derivado del tabaco o producto farmacéutico.

La Organización Mundial de la Salud ha recomendado no utilizar estos artículos y “desaconseja el producto hasta que no haya datos que demuestren que es un producto seguro, eficaz y de calidad aceptable, y que esto esté certificado por un organismo regulador nacional competente”.