Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 09:20

Se va Ímaz, el último crítico en la Asamblea de la OMC

Quiere centrarse en su responsabilidad como consejero de Previsión Sanitaria Nacional

Domingo, 06 de marzo de 2011, a las 20:37

Ricardo Martínez Platel / Óscar López Alba. Málaga / Madrid
La presidenta del Colegio de Médicos de Navarra, María Teresa Fortún, ha confirmado a Redacción Médica que el hasta ahora vicepresidente de la corporación, Esteban Ímaz, ha presentado su dimisión. "Esteban no está ya en el Colegio, no sabría decirte desde cuándo. Llegó un momento que no podía abarcar todas las responsabilidades que tenía", ha indicado la responsable del Colegio a este diario.

Esteban Ímaz.

Así lo ha confirmado también Ímaz, quien ha corroborado las palabras de Fortún. “Hace unos 20 días que dejé la vicepresidencia. Mandé una carta a la presidenta explicándole que no me daba tiempo a todo. Soy médico titular y además tengo la responsabilidad de ser consejero de Previsión Sanitaria Nacional (PSN)”. Precisamente su creciente protagonismo en la mutua es, según él, lo que le ha decidido a dar el paso. “PSN está viviendo un momento de gran proyección, y hay una nueva reorganización. Tengo Comisión Ejecutiva todas las semanas, además estoy en otras comisiones de Estrategia, Calidad y Responsabilidad Social, y en el Consejo de Pérez Mateos”, ha explicado.

Ímaz no relaciona su dimisión “en ningún caso” con desavenencias con Fortún. “Durante más de 10 años he representado al Colegio fuera de Navarra, porque era un acuerdo que teníamos. Nunca he llevado mi voz personal a la Asamblea de la Organización Médica Colegial (OMC), sino que siempre he respondido por la opinión que se había consensuado en la Junta Directiva del Colegio de Médicos de Navarra”, ha indicado.

El ya ex vicepresidente cierra así su etapa de dirigente colegial, que se ha prolongado durante casi dos décadas. Cree que con él se va “la última voz crítica dentro de la Asamblea de la OMC, ya no queda nadie que discuta a la Comisión Permanente”, ha indicado. Ímaz recuerda que su actitud, “desde tiempos de Sánchez Nicolay, ha sido siempre la misma. Sobre todo con las cuentas, que no soportarían el examen que se hace en cualquier empresa normal. A lo mejor hay que pagar más, no lo sé, o menos, pero el problema es que nunca se sabe dónde va a parar exactamente cada euro, no hay claridad”, ha lamentado.