Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:40

Se mantendrá un laboratorio en cada hospital sin tocar un solo puesto de trabajo

Los laboratorios de análisis clínicos funcionarán de manera integrada y en red, lo que generará un ahorro estimado de 17 millones en cinco años

Lunes, 07 de abril de 2014, a las 22:35
Redacción. Santander
La consejera de Sanidad, María José Saenz de Buruaga, ha garantizado que se mantendrá en funcionamiento un laboratorio de análisis clínicos en cada hospital del Servicio Cántabro de Salud, sin tocar uno solo de los 304 puestos de trabajo actuales.

María José Saenz de Buruaga.

Durante su intervención en el pleno del Parlamento, Sáenz de Buruaga ha explicado que el Gobierno de Cantabria no va a centralizar los laboratorios, sino que  implantará un modelo de funcionamiento de laboratorios integrados y en red, lo que generará un ahorro estimado de 17 millones en cinco años sobre un coste de 27,4 millones anuales en análisis clínicos.

El proyecto incluye la creación de un laboratorio de referencia, con sede en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla. Los laboratorios de los hospitales no perderán su identidad propia, pero dejarán de funcionar como compartimentos estanco, para pasar a funcionar como un todo. Serán gestionados de manera integral y tendrán interdependencia funcional.

Por lo tanto, “el discurso del desmantelamiento de los laboratorios clínicos en los hospitales comarcales no es más que otra mentira fabricada en la trastienda socialista”, ha afirmado la consejera, quien ha subrayado que el compromiso del Gobierno de Cantabria con Laredo y Sierrallana está fuera de toda duda.

Un proyecto en fase preliminar

La vicepresidenta ha explicado que el proyecto está en una fase preliminar y, por lo tanto, aún pendiente de definición y abierto a la participación y consenso de los profesionales implicados, a los que se dará la oportunidad de ser parte activa y corresponsable del mismo.

Se implantará de manera gradual, en un plazo de cuatro o cinco años, una vez que finalicen las obras de Valdecilla y, por lo tanto, nunca antes del segundo semestre de 2015.

En cualquier caso, tendrá indudables ventajas para los pacientes, para los profesionales y para el propio sistema sanitario público.

No habrá desplazamientos de pacientes, que en ningún caso tendrán que trasladarse a Santander para realizar su analítica, como se ha afirmado de manera falsa. Las muestras se les tomarán, como hasta ahora, en su centro de salud o su hospital comarcal y los resultados los recibirán, también como hasta ahora, en su  centro de salud o en su hospital. Además, los pacientes ganarán en calidad y seguridad y verán reducido el tiempo de espera para la obtención de los resultados.

También tendrá efectos beneficiosos para el desarrollo profesional del personal  empleado en los laboratorios, 304 profesionales -223 en Valdecilla, 50 en Sierrallana y 31 en Laredo-.

Y es que el proyecto no llevará aparejada la destrucción de puestos de trabajo ni merma de las condiciones laborales. La consejera ha explicado que se ha priorizado  y primado “de salida” la conservación de empleo sobre la generación de ahorro, una seña de identidad de este Gobierno también en el ámbito sanitario.

El proyecto también es bueno para el sistema sanitario porque mejora la calidad técnica y clínica en la prestación del servicio a un coste razonable. Sobre un coste aproximado de 27,4 millones anuales, la implantación del laboratorio integrado y en red podía suponer un ahorro de costes superior a los 17 millones de euros en cinco años, según una primera estimación.

La consejera ha hecho hincapié en que detrás de este proyecto no hay otro objetivo que la búsqueda de la eficiencia y la racionalización  asistencial, ni más interés que la obligada buena gestión de los recursos públicos, procedentes de los impuestos de todos los cántabros.

No está sobre la mesa la integración de otros servicios generales

Sáenz de Buruaga ha insistido en que la única decisión adoptada por el Gobierno de Cantabria es la de integrar los laboratorios de análisis clínicos, sin que esté sobre la mesa el resto de los servicios centrales, como radiodiagnósticos, anatomía patológica, esterilización o almacén, que continuarán funcionando como lo hacen en la actualidad. “Ése es el criterio, ésa es la voluntad y ésa es la decisión de este Gobierno”, ha afirmado. 

Segundo asalto al proyecto Valdecilla

Sáenz de Buruaga ha lamentado la utilización de la sanidad y la grosera manipulación de pacientes y usuarios llevada a cabo por el PSOE con el ánimo de generar alarma con fines estrictamente partidistas, y ha advertido a los socialistas de que combatirá sus mentiras con la verdad, con sensatez, con la honestidad y racionalidad de sus planteamientos y con la defensa del interés público y el interés general.

La vicepresidenta ha acusado al PSOE de tratar de asestar a este proyecto el golpe que no pudo dar al proyecto Valdecilla. “Éste es su segundo asalto y para eso es necesario embarrar el campo con el discurso de la privatización”, ha afirmado la consejera, quien ha explicado que la empresa privada ha estado siempre dentro de los laboratorios de los hospitales suministrando equipamiento tecnológico, materiales y reactivos y sistemas de información. Actualmente, están presentes en los hospitales públicos Siemens, Roche, Abbot, Beckman, Izasa y Grifols.

También ha subrayado que el proyecto de laboratorios integrados y en red es absolutamente ajeno al contrato para terminar la obra de Valdecilla, que no se puede modificar durante los próximos veinte años y limita su ámbito de aplicación a este hospital y su objeto a doce servicios no clínicos.