Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 14:10

Se complican los lazos familiares en torno a la restricción de la vacuna de la varicela

Ha estado relacionada laboralmente con los dos únicos laboratorios que comercializan la profilaxis en nuestro país

Jueves, 24 de julio de 2014, a las 17:04




Redacción. Madrid
Los lazos familiares que rodean al bloqueo de la vacuna de la varicela en las oficinas de farmacia siguen dando que hablar y se complican aún más. Como desveló Redacción Médica, Rosa María Fau de Casajuana, cónyuge de Francisco Salmerón, responsable del grupo de vacunas de la Agencia Española del Medicamento (Aemps) y firmante de la justificación oficial para la restricción de esa profilaxis al ámbito hospitalario, estuvo empleada durante un lustro en Sanofi Pasteur MSD, empresa productora de la vacuna Varivax. Ahora este diario está en disposición de afirmar que Fau de Casajuana también tuvo relación laboral con GSK, la otra compañía que comercializa la vacuna, en este caso bajo la denominación de Varilrix.

Francisco Salmerón.

Redacción Médica ha tenido acceso a documentación que prueba que Fau de Casajuana trabajó durante buena parte de la década de los 90 para Laboratorios Morrith S.A., una filial de SmithKline Beecham, que se fusionó con Glaxo dando lugar a la actual GSK. Ni en el currículo Europass de la mujer de Salmerón se detalla su paso por Morrith, ni en la declaración pública de intereses enviada a la EMA (Agencia Europea del Medicamento) en abril de 2014 lo menciona (solo refiere en este caso su etapa en Aventis Pasteur MSD).

Fuentes relacionadas con la Aemps consultadas por Redacción Médica han asegurado que Salmerón fue requerido en alguna ocasión por la dirección de la propia agencia por un posible conflicto de intereses en relación al empleo de su esposa en la industria farmacéutica, y se habría elaborado un informe al respecto que finalmente no habría tenido consecuencias para él. La existencia de esta acción dentro de la Aemps no ha podido ser constatada de forma oficial por este diario.

Lo que sí queda probado es que Salmerón, el firmante de la justificación que ha dejado a unos 10.000 de pediatras sin poder prescribir la vacuna de la varicela, es el marido de esta bióloga que ha estado 15 años trabajando de forma directa o indirecta para los laboratorios que comercializan este suero.

Hay que recordar que las sociedades científicas siguen insistiendo en que ni la Aemps ni el Ministerio de Sanidad han dado una argumentación científica que les convenza, y continúan solicitando que vuelva al canal comercial. Además, como hizo esta misma semana la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, han advertido que van a pedir cuentas a las administraciones de las posibles consecuencias que tenga esta restricción de la vacuna de la varicela.

Una decisión, dos efectos comerciales

La decisión de la Aemps de restringir la vacuna de la varicela al ámbito hospitalario ha perjudicado notablemente a Sanofi Pasteur MSD, puesto que era el único laboratorio que la comercializaba en las oficinas de farmacia (sujeta a prescripción médica, lógicamente). En el caso de GSK la medida avalada por la firma de Francisco Salmerón no tendría un impacto negativo en su negocio, ya que Varilrix es solo de ámbito hospitalario, donde se sigue dispensando por indicación médica sin obstáculo. Es más, la restricción del uso del suero fuera del hospital ha podido suponer un aumento de las prescripciones de esta profilaxis en los centros de Especializada, especialmente en los privados.

ENLACES RELACIONADOS:

Lazos familiares en torno al bloqueo de la vacuna de la varicela en farmacias (27/07/14)