Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05

Satse valora positivamente que los sanitarios sean autoridad pública

Cuando se produzcan casos graves, el ministerio fiscal intervendrá de oficio

Jueves, 09 de enero de 2014, a las 10:48
Redacción. Valladolid
El Sindicato de Enfermería, Satse ha valorado positivamente la modificación legislativa por la que en Castilla y león se ha establecido que los profesionales sanitarios serán autoridad pública, una consideración que este Sindicato ha reclamando desde hace más de siete años y que supone una garantía y una seguridad para estos profesionales en el ejercicio de su trabajo.

Silvia Sáez.

El pasado 27 de diciembre de 2013, el Bocyl publicaba la Ley 11/2013, de Medidas tributarias y reestructuración del sector público autonómico, en la que se incluía la disposición final séptima que modificaba la Ley 8/2010 de Ordenación del sistema de salud de Castilla y León y esta modificación, que ha entrado en vigor el 1 de enero de 2014, introduce un apartado por el que enfermeros, matronas y fisioterapeutas tendrán la consideración de autoridad pública y gozarán de la protección reconocida a tal condición por la legislación vigente.

En este sentido, Satse ha considerado positivo este paso porque las agresiones a sanitarios pasarán a tener la consideración de delito de atentado contra la autoridad pública, frente a la anterior consideración de falta, además de que los hechos constatados por estos profesionales gozarán también de la presunción de veracidad cuando se formalicen por escrito.

Asimismo, en caso de que se produzcan casos graves como las agresiones, el ministerio fiscal intervendrá de oficio, algo que no ocurría hasta la entrada en vigor de esta modificación.

Al mismo tiempo, Satse quiere resaltar que si bien es muy positiva la medida, llega con un notable retraso frente a otras comunidades autónomas, que ya cuentan desde hace años con una normativa que consideraba autoridad pública a los sanitarios. En este sentido, Satse recuerda que ya ha reclamado esa consideración al anterior consejero de Sanidad de Castilla y León hace más de siete años porque supone dar mayores garantías de seguridad a estos profesionales.