Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 15:35
Miércoles, 25 de junio de 2014, a las 12:21
Redacción. Pamplona
Representantes de los sindicatos Satse, UGT y CCOO en Navarra han defendido este miércoles en el Parlamento foral el acuerdo sobre atención continuada y urgente alcanzado con el departamento de Salud y han asegurado que el mismo "ha dado al ciudadano calidad y mejora asistencial".

Reyes Medrano.

Así lo han señalado este miércoles en una sesión de trabajo, solicitada por UPN, para informar sobre su participación en la revisión del acuerdo del 13 de marzo de 2008 por el que se aprueba el pacto suscrito por la Administración con las centrales sindicales sobre la atención continuada en la Atención Primaria rural y otras condiciones laborales del personal del Servicio Navarra de Salud (SNS).

El acuerdo fue firmado por Satse, UGT, CCOO y Afapna, aunque este último sindicato se ha desvinculado temporalmente después de conocerse el informe de los servicios jurídicos del Parlamento que cuestiona el cumplimiento por parte de Salud de la ley foral sobre atención continuada y urgente.

En representación de los sindicatos, Carmen Pueyo, de CCOO de Navarra, ha defendido en la Cámara el acuerdo alcanzado con el departamento de Salud con el objetivo de "defender la sanidad pública de Navarra y la sostenibilidad de la Atención Primaria".

Pueyo, que ha comparecido junto a Reyes Medrano, de Satse, y Pablo Unzueta, de UGT, ha destacado que el acuerdo de 2008 era "bueno", si bien ha remarcado que en 2013 había "otro escenario" y que era necesario revisar el documento. "Estos sindicatos hemos priorizado el empleo para los trabajadores y la atención primaria", ha apuntado. En este sentido, ha afirmado que este acuerdo "no iba a suponer un ahorro, sino una corrección al acuerdo de 2008 que repercute en el propio sistema", y gracias al cual "se han creado 12 puestos de trabajo (seis médicos y seis enfermeras)".

La representante de CCOO de Navarra ha destacado que "los ciudadanos van a tener todos los días a su médico de cabecera, se integra a los equipos de atención primaria y se iguala las condiciones laborales y sociales entre la urgencia rural y la urgencia urbana".

Para la representante sindical, "ahora lo importante es que se cumpla este acuerdo". "Hemos hecho lo que teníamos que hacer, estamos satisfechos de haber tenido esta oportunidad de corregir y estamos abiertos a que otros sindicatos entren en este acuerdo", ha señalado, para declarar que le "fastidia" que "tengamos que dar tantas explicaciones sobre algo que se ha hecho bien".

Valoración de los grupos

En el turno de réplica de los grupos parlamentarios, Antonio Pérez Prados, de UPN, ha puesto en valor el acuerdo alcanzado con Satse, UGT y CCOO y las "mejoras" que ha conllevado el pacto para el sistema. En su opinión, "el resto de los sindicatos no lo firmaron por una estrategia" y ha criticado que "primen más" sus intereses a "la calidad del ciudadano".

Bakartxo Ruiz, Samuel Caro y Antonio Pérez Prados.

Por parte del PSN, Samuel Caro ha defendido el acuerdo suscrito y ha valorado positivamente "el ejercicio de responsabilidad que han hecho" los sindicatos firmantes de la revisión. En representación de Bildu, Bakartxo Ruiz ha manifestado que los sindicatos "tienen el derecho a firmar el acuerdo que quieran", pero ha subrayado que eso no quita que Salud "haya incumplido el mandato del Parlamento y haya intentado hacer pasar un acuerdo sindical por un plan".

En esta línea, Asun Fernández de Garaialde, de Aralar-NaBai, ha apuntado que "se están mezclando dos temas, uno es el acuerdo sindical y otra cosa la ley que tenía que cumplir Salud". En su opinión, "hace falta recursos económicos en cuanto a personal, infraestructuras y apostar por la Atención Primaria de hecho y no de palabra".

Asun Fernández, Enrique Martín y Marisa de Simón.

El parlamentario del PPN Enrique Martín de Marcos, por su parte, ha expresado su respeto a los acuerdos adoptados en mesa sectorial, si bien ha cuestionado que la revisión "esté firmada por cuatro sindicatos y no por unanimidad", así como algunas modificaciones introducidas.

Finalmente, Marisa de Simón, de Izquierda-Ezkerra, ha considerado que el acuerdo alcanzado es "de mínimos", además de "débil" desde el punto de vista sindical, y ha animado a los representantes sindicales a la búsqueda de la unanimidad. Además, ha acusado a UPN de "intentar utilizar este acuerdo de forma torticera para confrontar".