Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 16:00

Satse reclama “verdadero interés” en la lucha contra las agresiones a sanitarios

El sindicato pide“medidas políticas” para conseguir más protección y prevención

Lunes, 24 de febrero de 2014, a las 13:52

Redacción. Vitoria
A lo largo de 2013 se registraron un total de 403 agresiones verbales y físicas hacia los profesionales sanitarios. Así lo muestran los datos ofrecidos este lunes por el sindicato de enfermería Satse, que ha criticado la “dejadez” de la Administración además de pedir “medidas” que pongan coto a este problema.

Encarna de la Maza, secretaria de Formación de Satse Euskadi.

Según los datos de Satse, que a su vez los recibió de la dirección de Osakidetza, un total de 24 se consideraron accidentes, lo que implica la existencia de lesiones y baja médica. Por colectivos, el más afectado ha sido el de la Enfermería, con 124 casos. Muy de cerca le siguen los médicos (112), mientras que en 91 estuvieron involucrados auxiliares sanitarios. Por centros de Osakidetza, Hospital de Basurto registró el mayor número con 62 casos, seguido de la Comarca de Bilbao (61), el Hospital Universitario de Álava (40), Cruces (35) y la red de salud mental de Bizkaia (31).

La responsable de Salud Laboral del sindicato, Carmen Vide, que ha comparecido junto a la secretaria de Organización de la formación, Encarna de la Maza, ha indicado que las agresiones son un problema “en aumento”. Asimismo ha querido destacar que la mayoría de episodios son de violencia verbal, principalmente destinados a mujeres que acceden por primera vez al mercado laboral al considerarlas “más vulnerables”.

Respecto a los "accidentes", que son las agresiones que implican lesión, ha alertado de que su número está aumentando representando un 72 por ciento el número de mujeres que las padecen. "Es un problema estructural y grave por lo que es prioritario comenzar a trabajar en este sentido", ha defendido.

Además, ha hecho referencia a la existencia de un 'botón de pánico' pero ha denunciado que en las Urgencias tardaron en acudir los servicios de seguridad 5 ó 6 minutos por lo que cree que "la enfermera podría haber muerto perfectamente".

Al respecto, ha criticado que no existan detectores de metales para impedir que los pacientes puedan entrar con cualquier arma. "No sé si es necesario pero si ponemos quizás todas las medidas preventivas, a lo mejor no será necesario si la persona está custodiada y controlada", ha explicado.

Tras recordar que en el año 2008, el Servicio Vasco de Salud, junto con SATSE y otras organizaciones sindicales, crearon un Observatorio para el estudio de la violencia en el ámbito sanitario, Vide ha denunciado que "a día de hoy, no se ha reunido ni una sola vez porque no ha querido", a pesar de que el sindicato lo ha solicitado por escrito, en mesas sectoriales, entre otros. "No se está haciendo todo lo que se debiera con las agresiones", ha subrayado.

Por todo ello, ha denunciado la "dejación" por parte de la Administración  ya que aunque los técnicos de salud laboral hacen lo que pueden, ve necesario la adopción de "decisiones políticas" que muestre un "verdadero interés" en aumentar la protección y prevención para los profesionales sanitarios.