Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 11:00

Satse denuncia el cierre de camas en el Virgen Macarena

Lamenta la reducción “desproporcionada” del personal en servicios de apoyo a las urgencias

Martes, 23 de diciembre de 2014, a las 19:45
Redacción. Sevilla
El Sindicato de Enfermería (Satse) de Sevilla ha criticado el cierre de camas llevado a cabo en la unidad de Estancias Cortas y de Observación del Hospital Virgen Macarena por parte de la Dirección de Gerencia del centro, que se ha basado en “meros criterios economicistas”, en opinión del colectivo, y pone en riesgo la atención sanitaria a los pacientes en un periodo, además, de alta frecuentación.

Reyes Zabala, secretaria
provincial de Satse en Sevilla.

En una nota, Satse asegura que no comprende que, de 14 camas de que dispone esta área, se hayan cerrado cuatro en una unidad en la que no solo ingresan pacientes que requieren de alguna prueba diagnóstica, sino que también cumple con la función de observación y urgencias de pacientes. Es decir, que esta unidad está destinada, ante todo, a atender urgencias, por lo que el sindicato no entiende que la administración lleve a cabo su cierre “sin poder prever si va a requerir o no el uso de dichas camas”.

Dicho cierre ha llevado consigo la reducción “desproporcionada” del personal de dicho servicio –siempre según fuentes del sindicato–, cuya disminución ha sido de más del 50 por ciento del personal, pasando de dos enfermeros a uno y de dos auxiliares de enfermería a un solo profesional, lo que supone que se dispone de una única enfermera para diez pacientes, mientras que la ratio hasta el momento era de 14 pacientes para dos enfermeras.

Igualmente, Satse ha alertado de que los profesionales de esta área trabajan en “pésimas condiciones”, con unas infraestructuras “inadecuadas” para ejercer la función de estancia de observación en la que se producen situaciones de emergencias, las cuales “no están dotadas de los recursos materiales ni humanos necesarios”. “Tanto es así que las habitaciones de estancias cortas no cuentan con toma de oxigeno ni aire medicinal en cabeceras, por lo que cuando precisan de ello utilizan grandes bombonas portátiles en espacios reducidos, y el control de enfermería carece de farmacia monodosis, por lo que cada día hay reponer la medicación”, han lamentado.

A ello se suma que el médico perteneciente a esta unidad no se encuentra en la planta, sino que está en la planta baja, donde se sitúa el área de urgencias, con lo que la responsabilidad repercute de forma directa en el profesional de Enfermería.

Ya la pasada semana los enfermeros remitieron un escrito a la Dirección de Enfermería en el que manifestaban su “rotundo” rechazo a este plan, que contemplaba la disminución de personal de esta unidad, y cuya repercusión afecta directamente a la calidad asistencial, a la seguridad de los pacientes y a los propios profesionales que atienden a pacientes con patologías diversas e incluso en estado delicado.

Misiva al gerente del hospital

Ante dicha situación, los profesionales afectados han remitido al director gerente del Hospital Virgen Macarena un escrito declinando cualquier responsabilidad ante cualquier deficiencia sanitaria que se pudiera producir por dicho recorte impuesto, “que está sometiendo a los trabajadores a una sobrecarga laboral y que dificulta el poder cumplir con las expectativas mínimas de seguridad a la hora de atender a los usuarios”.

Por todo ello, Satse solicita que de manera “inmediata” se dé marcha atrás a este cierre de camas que trae consigo una mayor saturación en dicho centro hospitalario, “cuya sobrecarga es ya de por sí una constante”. Igualmente, el Sindicato de Enfermería exige que se restituya al personal y se dote del material necesario a dicha unidad con el fin de que los profesionales puedan desarrollar su labor en condiciones óptimas y se garantice a los usuarios la atención sanitaria que merecen, sin poner en riesgo su salud.