13 nov 2018 | Actualizado: 19:10

Satse acusa a Osakidetza de cerrar casi el 25 por ciento de las camas en verano

El sindicato asegura que se están reduciendo “al máximo” las sustituciones

Martes, 02 de julio de 2013, a las 18:08

Redacción. Bilbao
El sindicato de Enfermería de Euskadi, Satse, ha denunciado que Osakidetza cerrará alrededor del 25 por ciento de sus camas durante el periodo estival y reducirá "al máximo" las sustituciones.

José Antonio de Léniz, secretario general de Satse Euskadi.

En un comunicado, la central sindical ha señalado que estas "medidas de ahorro" repercuten en cuestiones "tan graves como el aumento de las listas de espera, tanto médicas como quirúrgicas, las altas de forma precipitada, así como el amontonamiento de pacientes en urgencias". "Los profesionales se ven obligados a atender a los enfermos en los pasillos", ha criticado.

Satse ha asegurado que el cierre de camas aumenta el índice de enfermos desplazados, "que no son atendidos en la unidad correspondiente a su patología" y deben ser atendidos "por profesionales no especializados". A su juicio, ello es fruto de políticas que "solo buscan el ahorro económico a costa del deterioro de la calidad asistencial".

El sindicato ha advertido de que todo esto "sobrecarga" a los profesionales. Para el sindicato, la "excesiva" demanda asistencial debe ser "soportada por una ajustadísima dotación de personal", debido a "la política de reducción de la contratación de sustitutos que está siguiendo Osakidetza".

A juicio de Satse, la "escasez" de profesionales de enfermería, así como la "progresiva precariedad" de sus condiciones laborales, conlleva "una pérdida de la calidad de la atención e, incluso, mayores riesgos para la salud de las personas atendidas". Según ha indicado, todas las investigaciones existentes concluyen que el número de profesionales de enfermería en los centros tiene "un impacto definido y cuantificable en los resultados de salud y mortalidad de los pacientes".

Satse ha precisado que, de las 4.800 camas de las que está dotada Osakidetza, este verano el sistema vasco de salud cerrará unas 1.140 camas, lo que supone el 23,75 por ciento de sus camas. Por Territorios, ha indicado que Vizcaya pierde unas 530 camas (20%), mientras que Álava se queda sin 245 camas (30%) y Guipúzcoa cierra este verano alrededor de un 22 por ciento, con la pérdida de unas 356 camas.

El sindicato ha señalado que, en Bizkaia, el hospital de Cruces cerrará 200 camas, de las cuales 12 serían de reanimación y UCI, mientras que los usuarios del Hospital de Galdakao se encontrarán con un hospital con 94 camas menos durante los meses de julio y agosto, de las que 10 son para pacientes de salud mental.

En relación al hospital de Gorliz todo el verano se estará con 30 camas menos y el Hospital de Basurto cierra 156 camas durante todo el verano, perdiendo 11 camas de UCI y Unidad Coronaria o la mitad de sus camas quirúrgicas. El Hospital de San Eloy o Santa Marina perderán entre 28 y 30 camas respectivamente, según los datos de Satse.

En Álava, de los dos hospitales que hay en Vitoria, actualmente unificados en el denominado HUA, Santiago se queda sin 125 camas y Txagorritxu sin 120, ha denunciado el sindicato.

Según ha indicado, en Guipúzcoa, el Hospital de Bidasoa cierra las 21 camas de su quinta planta y tanto el Hospital de Mendaro como el de Zumarraga se quedan sin 28 camas de cirugía.  A esta situación, ha añadido que en Zumarraga hay cerradas 12 camas de medicina interna que se abren según ocupación.

Finalmente, ha censurado que l Hospital del Alto Deba, que dispone de tres unidades (una de 19 camas, otra de 29 y otra de 39), cierra la unidad de 29 camas durante los meses de julio y agosto, mientras que en el Hospital de Donosti permanecerán cerradas durante el verano 238 camas, "algunas incluso hasta el mes de octubre".