20 nov 2018 | Actualizado: 19:20

Sanidad ratifica el apoyo “a quienes trabajan por la rehabilitación de los drogodependientes”

Tratan de mejorar la coordinación desde las diferentes administraciones

Martes, 25 de septiembre de 2012, a las 18:25

Redacción. Ciudad Real
La directora general de Salud Pública, Drogodependencias y Consumo, María Dolores Rubio Lleonart, ha confirmado en Ciudad Real que la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales tiene entre sus prioridades el apoyo institucional y económico a las iniciativas que suponen beneficios tangibles para los más desfavorecidos y, de un modo muy especial, en el apoyo a la rehabilitación de drogodependientes, uno de cuyos mejores ejemplos se encuentra en el Centro de Acogida 'Siloé'. La directora general así lo ha confirmado a sus responsables en el transcurso de la visita que ha realizado, junto con la alcaldesa de la capital, Rosa Romero, "para conocer de forma certera y cercana el funcionamiento del Centro", al tiempo que ha ratificado la priorización en los pagos que se ha podido materializar.

María Dolores Rubio.

En este sentido, Rubio ha explicado que la Junta de Comunidades está muy sensibilizada con los problemas aparejados a la drogadicción. Según ha valorado la propia directora general, "hemos querido conseguir un conocimiento más cercano de las diferentes actuaciones que viene realizando en esta provincia Cáritas Diocesana, así como mejorar la coordinación desde las diferentes administraciones en estos interesantes proyectos, con la finalidad última de lograr la completa reinserción tanto social como laboral de este colectivo".

El  Gobierno regional ha señalado que el programa de encuentro y acogida de atención a personas drogodependientes que desarrolla Cáritas Diocesana de Ciudad Real, abrió sus puertas en 1997. El programa surge como respuesta al compromiso de Cáritas con los más desfavorecidos, cuyo fin último en este caso es proporcionar acogida y acompañamiento a personas con problemas de drogodependencia. Dispone además de diferentes intervenciones tanto a nivel de calle como en el propio Centro de Día. 

Este recurso se creó para dar una asistencia integral a las personas drogodependientes, ya que la situación de muchas de ellas se caracteriza por una amplia historia de fracasos en distintos intentos de rehabilitación, unido a la falta de recursos materiales y, en un número relevante de casos, marcada por su procedencia de familias y ambientes  desestructurados. El equipo que trabaja en este proyecto de Cáritas está formado por 12 trabajadores y 42 voluntarios, que han atendido a 528 personas el pasado año.