Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 13:30

La presentación del borrador de cuidados paliativos, cerca

Indica que ofrecerá garantías a los profesionales del sistema sanitario y a los pacientes

Domingo, 27 de febrero de 2011, a las 23:14

Redacción. Zaragoza
La ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, ha avanzado este viernes que "en las próximas semanas" presentará un borrador de la futura ley que regulará los cuidados paliativos y el alivio del dolor de las personas enfermas en sus últimos días de vida, y que se trata de una ley que nace "con vocación de consenso".
 

Leire Pajín, ministra.

Pajín ha puesto como ejemplo a Andalucía y a Aragón, donde existe un registro de últimas voluntades y, en el caso de esta última, se encuentra en tramitación parlamentaria una futura ley de muerte digna. Se trata de "dar respuesta a una situación que necesita de regulación", ha remarcado la ministra, al detallar que esta ley ofrecerá garantías a los profesionales del sistema sanitario y a los pacientes, "que en sus últimos días de vida tienen derecho a que se mitigue su dolor", a no sufrir, y a vivir sus últimos momentos "con dignidad".

En este sentido, Pajín ha insistido en que la normativa no será una ley que regule la eutanasia, sino que trata de garantizar "el derecho a unas mejores prestaciones sanitarias, en igualdad de condiciones en toda España y con garantías para los pacientes, profesionales y para las familias".

SEMG pide que la atención domiciliaria sea con equipos multidisciplinares

Por otro lado, en respuesta a la petición que el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad ha formulado a instituciones relacionadas con la Atención Primaria sobre sus consideraciones del proyecto de Ley de cuidados paliativos y muerte digna, la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) ha presentado una serie de recomendaciones que tienen como objetivo mejorar el servicio que actualmente se da a los enfermos que se encuentran en la última etapa de su vida. Entre ellas, garantizar la atención domiciliaria al enfermo terminal, que se realice con equipos multidisciplinares y una denominación correcta de la norma.