Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

Sanidad trabajará “de manera conjunta” con los enfermeros

Las estrategias de Atención Primaria y a la cronicidad están entre las prioridades

Viernes, 17 de mayo de 2013, a las 17:28

Redacción. Santander
La vicepresidenta y consejera de Sanidad y Servicios Sociales, María José Sáenz de Buruaga, se ha comprometido este viernes con los enfermeros a trabajar conjuntamente y mantener las actuales relaciones con el objetivo de superar las dificultades y afrontar los nuevos retos profesionales a nivel regional y nacional, entre los que ha destacado la Estrategia de Atención Primaria 2012-2015, la Atención a la Cronicidad y el plan de atención a las agresiones en el ámbito sanitario, entre otros.

Durante su participación en la inauguración de la jornada del Día Internacional de la Enfermería, que se celebra hoy en el Paraninfo de la Universidad de Cantabria, Sáenz de Buruaga ha subrayado la importancia del trabajo con los profesionales de enfermería, dado su peso en el sistema sanitario público y los retos y actuaciones que llevará a cabo el Gobierno de Cantabria y que necesitan de la implicación "indiscutible" de este sector.

Entre otros planes, ha destacado el papel de los enfermeros en la puesta en marcha de la Estrategia de Atención Primaria 2012-2015 que desarrolla el Ejecutivo, un cambio de modelo asistencial para responder a las necesidades del paciente de forma "más rápida y eficaz, en el lugar más adecuado y por el profesional más cualificado".

Ello, "perfectamente engarzado" con el Plan de Atención de la Cronicidad, en cuya elaboración está "volcado" el Gobierno, ha subrayado la consejera. Para su puesta en marcha, así como para el diseño de las actividades de la Escuela de Salud de Cantabria, el Gobierno también quiere contar con la participación de la enfermería. 

Además, ha anunciado que el Gobierno ultima ya el borrador del Plan en materia de prevención y atención a las agresiones en el ámbito sanitario y para lo que espera la máxima participación y consenso de todos los profesionales implicados.

Del mismo modo, se ha comprometido a que nuevamente actuará como intermediaria ante el Ministerio de Sanidad para impulsar el real  decreto de prescripción de medicamentos por parte de los enfermeros y fortalecer sus competencias.
La vicepresidenta ha recordado el trabajo conjunto para conseguir hacer realidad importantes demandas del Colegio de Enfermería y las organizaciones sindicales, como es la incorporación de estos profesionales los equipos de valoración de la dependencia y la resolución definitiva de la Oferta de Empleo Público de 2007.

"Hemos puesto fin a un angustioso proceso para la enfermería", ha recordado la consejera en referencia al concurso-oposición de esta categoría que puso en marcha el anterior Ejecutivo en 2008 y que ha estado "plagado de contrariedades, dificultades, dilaciones y también errores", que esta Administración "asume en la parte proporcional que le toca y  que ha tratado de rectificar desde el respeto con la máxima diligencia".

Finalmente, ha dicho, este Gobierno ha cumplido con la incorporación de los enfermeros a sus plazas antes del mes de mayo, aunque ha destacado el nivel de colaboración  y eficaz mediación del Colegio de Enfermería y los sindicatos para su consecución final.

Durante su intervención, la consejera ha destacado la aportación de la enfermería en el sistema de salud, su "liderazgo y capacidad transformadora". De hecho, tal y como ha subrayado, es el grupo profesional más importante en el sistema, más de 3.500 enfermeros trabajan en Cantabria, y ha reconocido su alto nivel competencial, capacidad de innovación y autonomía profesional para liderar cambios básicos en las organizaciones.

Asimismo, ha destacado su determinante contribución a la gestión eficiente de los recursos, "garantía de la sostenibilidad de nuestro sistema sanitario". En este sentido, ha reconocido públicamente su "lealtad y compromiso" de los profesionales por contribuir al mantenimiento del sistema sanitario público, a pesar de las dificultades que se han hecho frente en el último tiempo.