Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 11:15

Sanidad tiene una deuda acumulada de 1.200 millones y 159.000 facturas sin pagar

Se ha comprometido a pagar el cien por cien de las deudas sanitarias, que supondrían unos 650 euros por ciudadano

Domingo, 11 de septiembre de 2011, a las 23:51

Redacción. Toledo
El consejero de Sanidad y Asuntos Sociales, José Ignacio Echániz, ha avanzado que la Consejería que dirige cuenta actualmente con una deuda acumulada de 1.200 millones de euros, y ha desvelado que cuando asumió las competencias en esta materia, en el mes de junio, se encontró un total de 158.795 facturas sin pagar en el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), por valor de 1.092 millones de euros, de los que más de 9 son de factura de luz, 35 de prótesis e implantes y 12,2 millones de lavandería.

El consejero Echániz, durante su comparecencia.

Ante la Comisión de Sanidad de las Cortes, Echániz ha referido distintas cifras de deuda sobre los "importantes desajustes económicos" que se ha encontrado el nuevo Ejecutivo en esta y otras consejerías por la "mala costumbre" del anterior Gobierno socialista de "no presupuestar las cifras reales de gasto", aunque se ha comprometido a pagar el cien por cien de las deudas sanitarias, que supondrían unos 650 euros por ciudadano, incluidos los bebés nacidos este viernes.

En este sentido, ha señalado que el Sescam ya presenta en 2011 un déficit de más de 550 millones de euros --al que hay que sumar una deuda acumulada por 660 millones de euros del ejercicio 2010 y ha agregado que, de haber seguido ese ritmo-- hubiera obligado a la Consejería de Sanidad a "cerrar su trabajo" en el año 2014 porque "se hubiera producido la quiebra de la sanidad y los asuntos sociales".

Echániz ha considerado una "aberración" algunas costumbres presupuestarias de los socialistas, considerando que es "absolutamente imposible presupuestar haciéndose trampas al solitario", lo que supuso que hubiera una "mentira consciente desde el primer momento respecto a la Ley de Presupuestos", un "fraude de ley en toda regla" que, desde ahora, "va a desaparecer de la conducta del Gobierno".

Talante de ama de casa

Ha criticado una gestión sanitaria "que ha comprometido el futuro de los castellano-manchegos" y de la que "hay culpables", como los responsables socialistas, e "inocentes", como todos los colectivos a los que presta su atención esta Consejería. Frente a ello, ha dicho, el nuevo Ejecutivo tiene "talante de ama de casa".

Entre los retos de su departamento ha citado su intención de desburocratizar la actividad administrativa a través de la administración electrónica, incrementar la efectividad de la investigación biomédica, y atender la formación de profesionales sanitarios, que "está dispersa". Dispersos están también los sistemas de información sanitarios, lo que hará que se construya un nuevo sistema "coherente" y "orientado estratégicamente".

Colaboración público-privada

Igualmente, se revisarán los programas de cribado, para ver su efectividad, se investigarán nuevos programas para un mayor rendimiento en salud, así como el resultado de las distintas campañas, se "adaptará" la cantidad de infraestructuras y se avanzará hacia el calendario vacunal único "en coherencia con otras comunidades autónomas".

El consejero, que ha criticado el "llamativo deterioro" de las listas de espera quirúrgica desde enero -pasando de 560 pacientes a 1.500, dato que supera o "triplica" a los de otras regiones--, ha considerado que el sistema sanitario actual responde a un modelo "obsoleto", y por eso uno de los retos será la reforma de la atención primaria, aumentando la capacidad resolutiva de estos profesionales.

En este punto ha anunciado que se reunirá con las sociedades científicas y los colegios profesionales para avanzar en los consensos de la estrategia AP21, sobre la situación de la atención primaria. La Consejería también pretende "conceptualizar un nuevo modelo de hospital", centrado en el paciente y en la búsqueda de "nuevos modelos más eficientes basados en la colaboración público-privada".

Echániz ha apostado por planificar un espacio sociosanitario, que propicie la libre elección de médico y centro, y fomente la segunda opinión médica, mejore el acceso de los pacientes a sus datos clínicos, aproveche el resultado de las pruebas diagnósticas, y permita la asistencia en la elección de especialista más adecuado.

Profunda reorganización

En asuntos sociales se ha comprometido a promover una "profunda reorganización" que solucione "los desequilibrios que existen entre provincias". En este ámbito, según ha especificado, el año 2010 se cerró con una deuda 160 millones de euros con colectivos y entidades que prestan sus servicios en este sector, dejando a muchos "al borde de su desaparición".

El nuevo responsable sanitario se ha comprometido a "poner rigor" en el funcionamiento de la Ley de Dependencia, promoviendo una "verdadera acreditación" de evaluadores, y a reformular las políticas de mayores, familia e inmigración "desde la individualidad", y reconociendo las prestaciones de las viudas que ya tienen reconocidas.

En cooperación al desarrollo ha advertido la existencia de una gestión "bastante regular", de tal forma que se ha construido una administración "paralela y descontrolada" que hace incapaz saber de forma evaluable qué logros se han conseguido. Aquí la prioridad será racionalizar las competencias y hacer que la región "deje de ser el verso suelto que ha sido" en este ámbito.

"No estamos tan mal"

Desde el PSOE, tanto Fernando Mora como Matilde Valentín han instado al nuevo titular de Sanidad a que no dé "un paso atrás" a la hora de mantener los niveles de calidad de la sanidad regional, se han interesado por cómo van a afectar los recortes anunciados en este ámbito y han criticado la "pereza" que hasta ahora ha caracterizado la gestión de Echániz desde su llegada.

Mora, que ha ofrecido al consejero su colaboración "sin demagogias, absurdos, mentiras y crispación" aunque este Gobierno no está viendo la mano tendida del PSOE, ha insistido en que oyendo al consejero le parece que "no estamos tan mal" y le ha pedido que repase la transformación que han experimentado los servicios sanitarios de Castilla-La Mancha desde la asunción de las transferencias.

Se ha interesado por las obras del hospital de Toledo y si están paralizadas -Echániz ha considerado "de sonrojo" que se interesen por este asunto y se ha comprometido a comparecer para hablar de los hospitales--, y ha criticado que el nuevo equipo de la Consejería no sea de la región, a lo que el consejero ha contestado que el 80 por ciento del mismo sí es castellano-manchego.

Valentín ha preguntado cuándo se van a pagar las ayudas a la Dependencia, teniendo en cuenta que los recursos que provienen del Estado "son los mismos" y ha instado a los dirigentes del PP a dejar de criticar al anterior Gobierno, interesándose por si es que lo que quieren es "meter en la cárcel" a algún gestor socialista.

Que Barreda renuncie

Desde el PP, la portavoz sanitaria Carmen Casero, que ha negado que quieran llevar a nadie a la cárcel pero ha insistido en que "de la mala ejecución presupuestaria responde quien debe", ha considerado un "escándalo" importante que se dejasen sin pagar más de 158.000 facturas en el Sescam, algo que debería hacer al expresidente, José María Barreda, renunciar a su acta de diputado.

Casero, para concluir, y en clara alusión al extitular de la Consejería, Fernando Lamata, ha asegurado que "cantando tangos no se gestiona la sanidad", mientras sus compañeros del PP María Ángeles García y David Atienza han criticado la situación económica que ha dejado el PSOE en la Consejería y que los anteriores gestores les pidan ahora "que paguemos una deuda que ellos han generado".