Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Sanidad realizó en 2012 más de 42.900 retinografías a pacientes diabéticos

Esta cifra significa un incremento de 7.454 personas respecto a 2011

Viernes, 30 de agosto de 2013, a las 19:08

Redacción. Las Palmas de Gran Canaria
La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha realizado, en 2012, un total de 42.962 pruebas diagnósticas a 31.460 pacientes diabéticos mediante el programa Retisalud.

Según ha explicado el Ejecutivo autonómico, esta cifra significa un incremento de 7.454 pacientes respecto al 2011, lo que representa un aumento anual del 4'6 por ciento.

El programa Retisalud es una experiencia basada en la telemedicina implantada por la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias y que tiene como objetivo incorporar, a la práctica clínica habitual, los beneficios de las nuevas tecnologías de la información.

Así, permitirá la actividad de cribado de la retinopatía diabética en la que los médicos de Atención Primaria pueden hacer valoración diagnóstica a través de retinografías.

De esta manera se ha mejorada la resolutividad de Atención Primaria y el acceso a la prueba (retinografía) a los pacientes con diabetes, además de realizarse la intervención de Atención Especializada de forma coordinada cuando es necesaria.

Con esto, oftalmólogos y médicos de Atención Primaria comparten la información clínica, lo que permite el seguimiento y la atención longitudinal de los pacientes, en los distintos niveles asistenciales.

La primera vez que se implantó este programa fue en el 2005, y en la actualidad está implantado en todas las islas, para un total de 121.833 pacientes diabéticos.

Para ello, se cuenta con 43 retinógrafos no midriáticos y se han formado a 1.060 médicos de familia para la valoración de las retinografías, es decir, de la lectura e interpretación del fondo de ojo.

Este programa es un éxito de trabajo coordinado, ya que comienza con la realización de la retinografía en el Centro de Salud por un enfermero, después el médico de familia hace un diagnóstico, en su ordenador, de las retinografías realizadas y envía aquellas imágenes consideradas como patológicas o dudosas al oftalmólogo del Hospital de referencia quien, valorará si existe alguna patología y si es necesario, cita al paciente en la consulta.