Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 10:30

250 habitantes será el umbral para que una localidad pueda tener farmacia

La región decide dar prioridad a las boticas VEC a la hora de llevar los botiquines de su área de influencia

Martes, 20 de enero de 2015, a las 14:08
Eduardo Ortega Socorro. Madrid
Comunidad Valencia ha decidido poner el foco en su farmacia rural y ha hecho una serie de cambios en su Ley de Ordenación Farmacéutica con el fin de regular este tipo de boticas. De esta manera, según comunica la Consejería de Sanidad, se ha establecido “un mínimo de 250 habitantes para que un municipio pueda tener una farmacia de nueva apertura, con la modificación de la Ley de Ordenación Farmacéutica de la Comunitat (Ley 6/1998) en la conocida tradicionalmente como Ley de Acompañamiento para 2015,”.

José Luis Trillo, director de Farmacia de Comunidad Valenciana.

Por otro lado, en los municipios y entidades locales menores carentes de oficina de farmacia y con una población inferior a 250 habitantes, solo se podrán abrir botiquines, para garantizar “la atención farmacéutica a su población”.

De hecho, también se han modificadode las condiciones de apertura y vinculación de botiquines, considerando como mérito preferente la consideración de oficina de farmacia de viabilidad comprometida (VEC) y en su defecto la proximidad, “tratando con especificidad, los casos correspondientes a municipios de farmacia única en los que se vaya a cerrar su farmacia”.

Por otro lado, ahora el cierre de las oficinas de farmacia requerirá de “autorización administrativa previa, y en el caso de que el cierre sea de farmacias únicas en un municipio o entidad local menor o pedanía, deberá solicitarse con una antelación mínima de tres meses”, plazo durante el que la Administración autorizará la apertura de un botiquín farmacéutico que garantice la continuidad en la atención farmacéutica a su población

“De este modo y, tras los problemas surgidos en el mes de junio de 2014, con la petición de cierre de la oficina de farmacia de la localidad de Bolulla  (Alicante), con una población de 456 habitantes, que se incrementa durante los meses de verano y la necesidad realizar un proceso de apertura urgente de un botiquín farmacéutico en dicho municipio, se consideró proponer una modificación de la Ley de Ordenación Farmacéutica que permitiera un control reglado a los efectos de evitar  la falta de continuidad en la asistencia farmacéutica a la población”, indican desde el departamento que dirige Manuel Llombart.