Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05

Sanidad lanzará una campaña de vacunación contra la gripe

La Consejería ha adquirido, por un importe de 898.800 euros, un total de 225.000 dosis de vacuna antigripal y 12.000 dosis de vacuna antigripal con adyuvante

Viernes, 03 de octubre de 2014, a las 18:12
Redacción. Tenerife
La Consejera de Sanidad del Gobierno de Canarias, Brígida Mendoza, ha presentado este viernes, junto al director general de Salud Pública, José Díaz flores, la campaña de vacunación contra la gripe 2014-2015 centrada en concienciar a la población de la efectividad de la misma para protegerse contra la gripe, así como de la sencillez del acto de vacunarse frente a otras formas de protegerse de la enfermedad.

El Gobierno regional lleva a cabo esta campaña con la colaboración directa de los Colegios Oficiales de Farmacéuticos que se pretende que  contribuyan “activamente en la incentivación” de la vacuna contra la gripe desde las oficinas de farmacia, informando a las personas que pertenecen a los grupos de riesgo de la necesidad de vacunarse.

Mendoza señaló que la Consejería ha adquirido, por un importe de 898.800 euros, un total de 225.000 dosis de vacuna antigripal y 12.000 dosis de vacuna antigripal con adyuvante (utilizada para personas mayores institucionalizadas), complementadas con 20.000 dosis de vacuna antineumocócica, según informó el Ejecutivo canario en nota de prensa.
El inicio de la vacunación contra la gripe comenzará el 15 de octubre, y para solicitar cita se podrá llamar al teléfono de información del Gobierno de Canarias 012.

Campaña

El director general de Salud Pública del Gobierno canario, José Díaz-Flores, explicó que la campaña publicitaria de incentivación de la vacuna contra la gripe, que comienza a partir de este viernes, consta de un anuncio para televisión, cuña radiofónica, carteles y displays troquelados de varios tamaños.

La campaña, añadió, recuerda a las personas que forman parte de algún grupo de riesgo que la vacuna “es la forma más sencilla de protegerse”. Para ello, se reforzará con materiales gráficos que se distribuirán en todos los centros de salud, centros de especialidades, hospitales, oficinas de farmacia, ayuntamientos, cabildos, centros de la tercera edad y mandos militares de Canarias.

En este sentido, la vacunación contra la gripe “podría reducir el 50 por ciento de las muertes” que se producen en España como consecuencia de esta enfermedad, que se sitúa en torno a los 2.000 fallecimientos anuales directos. De todos modos, matizó, que “esta horquilla varía” en datos globales de los 1.400 hasta los 4.000 fallecimientos que se asocian a factores de morbilidad.

En concreto, según datos de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), en la temporada de gripe 2010-2011 unas 1.900 personas perdieron la vida en España como consecuencia de la enfermedad, de las que el 90 por ciento eran personas mayores de 70 años y el 85 por ciento no se había vacunado.

Por ello, las recomendaciones de vacunación antigripal persiguen reducir la mortalidad y morbilidad asociada a la gripe y el impacto de la enfermedad en la comunidad, de ahí que deben ir dirigidas fundamentalmente a proteger a las personas que tienen un mayor riesgo de presentar complicaciones en caso de padecer la gripe, a las que pueden transmitir la enfermedad a otras que tienen un alto riesgo de complicaciones y aquellas que, por su ocupación, proporcionan servicios esenciales en la comunidad.

Otra de las cuestiones que destaca es que “algunas personas no se vacunan por falsas ideas acerca de la misma”, ya que muchos no creen que la enfermedad sea tan grave y otros piensan que la vacuna causa la enfermedad pero, “en realidad, el riesgo de padecer efectos secundarios o reacciones alérgicas tras la administración de la vacuna de la gripe, es muy bajo”.

En este sentido, puntualizan que el efecto colateral más frecuente es la molestia en el lugar de la inyección que puede llegar a durar unos dos días y en los niños que no han estado expuestos al virus de la gripe con anterioridad pueden tener fiebre y malestar general tras la vacunación. Estos síntomas, si ocurren, comienzan entre las 6, 12 horas de la vacunación y desaparecen en uno o dos días.

Entre los grupos específicos, la vacunación en el personal sanitario “adquiere una relevancia especial” por el contacto “estrecho y frecuente con personas de alto riesgo de padecer o desarrollar graves” complicaciones o consecuencias de la infección por el virus de la gripe.

La vacuna contra la gripe está especialmente recomendada a las personas que tienen mayor riesgo de padecer complicaciones por gripe, tales como adultos y niños que padezcan enfermedades crónicas, con problemas inmunitarios de cualquier origen, así como que padezcan problemas neuromusculares que puedan comprometer su función respiratoria; niños y adolescentes que hayan recibido tratamiento prolongado con aspirina; personas residentes en centros para mayores o ingresados en centros sociosanitarios o centros para enfermos crónicos; personas mayores de 65 años; embarazadas; o personas con obesidad mórbida (IMC>40), entre otros.