Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 17:40

Sanidad pasa de las iniciativas del Congreso y del Senado

El Gobierno no tiene obligación ni plazos de tiempo fijados para llevar a cabo estas recomendaciones

Jueves, 17 de febrero de 2011, a las 10:17

Leire Sopuerta Biota. Madrid
Las Comisiones de Sanidad del Congreso de los Diputados y del Senado son de las más activas en ambas cámaras. Son numerosas las propuestas que aprueban, la mayoría de ellas con el apoyo de todos los grupos, incluido el del Gobierno. Algo diferente es que esas iniciativas se desarrollen o apliquen. El Ejecutivo no tiene obligación ni plazos de tiempo fijados para llevar a cabo las recomendaciones de diputados y senadores, y parece que se aprovecha de esta condición. La mayoría de las proposiciones o mociones aprobadas han caído, de momento, en saco roto.

Los presidentes de las Comisiones de Sanidad del Congreso y el Senado, Gaspar Llamazares y Josep Maria Esquerda, y Leire Pajín.

Aunque es justo destacar, como excepción, la rapidez con la que se ha puesto en marcha la propuesta presentada por CiU en la que se pedía que los padres de niños con cáncer tengan una baja laboral retribuida. Se debatió en septiembre de 2010 y ya está aprobada. Esta inmediatez es muy poco frecuente, de ahí que haya sorprendido para bien a los parlamentarios.

Los trámites burocráticos impiden que las iniciativas aprobadas en el último periodo de sesiones hayan visto ya la luz. El problema es que la mayoría de las propuestas debatidas y aprobadas mucho tiempo atrás tampoco se ven reflejadas de ninguna manera.

Los diputados Mario Mingo y Concepció Tarruella, y la senadora Dolores Pan.

El diputado del Partido Popular Mario Mingo reconoce que el Gobierno necesita tiempo y evita ser crítico y exigir inmediatez ante asuntos como estos, que requieren de meses de estudio. Aún así, no se olvida de las iniciativas relacionadas con la migraña, el glaucoma o el sida, aprobadas en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados.

CiU también ha repasado en el Congreso las iniciativas sanitarias pendientes. Concepció Tarruella asegura que su grupo va a exigir el cumplimiento de las iniciativas aprobadas y va a hacer preguntas al Gobierno para saber en qué punto se encuentran. El reconocimiento legal del ejercicio profesional sanitario de los licenciados en Psicología, la salida legal para los mestos y festos o el desarrollo de la especialidad de enfermedades infecciosas son algunos de los asuntos pendientes del Gobierno. A ellos hay que unir la moción por la que se instaba al Ejecutivo al acceso a los tratamientos en igualdad de condiciones a los afectados por enfermedades raras y la asistencia psicológica a las personas enfermas de cáncer.

La portavoz en la Comisión de Sanidad del Senado, Dolores Pan, reprocha la falta de actividad ante “la moción aprobada por unanimidad hace un año y medio, en la que se instaba al Gobierno a garantizar la sostenibilidad y financiación del Sistema Nacional de Salud.” También cree que el Gobierno no ha hecho nada con las recomendaciones de la Ponencia de las necesidades de recursos humanos en el SNS. Para la senadora “realmente no han dado respuesta ni puesto en marcha ninguna de las medidas aprobadas”, algo que considera una “falta de respeto por las decisiones y mandatos del Senado, la cámara de la que forma parte la actual ministra”.

Así, nada se sabe de las iniciativas en las que se pedía que la fibromialgia se considerase una enfermedad incapacitante, que se favoreciese la utilización de la diálisis peritoneal domiciliaria, se desarrollasen guías de práctica clínica de menopausia y posmenopausia, se impulsasen acuerdos para que comunidades se comprometan a implantar medidas de bioseguridad destinadas a prevenir lesiones-infecciones en trabajadores sanitarios, se regulase la normativa de la cirugía estética o se adoptasen medidas en relación al tratamiento del TDAH.