Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Sábado, 22 de febrero de 2014, a las 12:11
Redacción. Valladolid
La Gerencia Regional de Salud inicia este lunes el despliegue programado del servicio de atención telefónica para urgencias pediátricas, un nuevo apoyo asistencial de la Junta de Castilla y León para los padres con niños menores de 14 años, que será llevado a cabo por profesionales de la Gerencia de Emergencias. Este servicio, que ya está en funcionamiento en Valladolid, comenzará su implantación en las áreas de salud de Burgos, Segovia y Soria.

Antonio María Sáez Aguado, consejero de Sanidad.

El nuevo servicio de consulta telefónica se implantará progresivamente, de manera que, tras su inicio este mes en Burgos, Segovia y Soria, se procederá a hacerlo en marzo en Ávila, Salamanca y Zamora, mientras que en las áreas de León, El Bierzo y Palencia se hará en abril.

La ejecución del programa será llevada a cabo por profesionales de la Gerencia de Emergencias, entrenados para la atención telefónica en cuanto a protocolos sobre problemas de salud frecuentes en la infancia. Para mejorar la calidad del servicio prestado, este personal tendrá acceso a la historia clínica de Atención Primaria, para consulta y registro de datos.

El horario establecido para esta asistencia telefónica es de lunes a viernes de 15.00 a 8.00 horas, y sábados, domingos y festivos las 24 horas del día. El teléfono de contacto gratuito será el900 222 000, pero los profesionales de Sacyl sólo podrán atender las llamadas de las áreas de salud que vayan poniendo en marcha el servicio, debido a la necesaria conexión con la historia clínica.

Analizando la población y la dispersión se considera conveniente llevar a cabo un plan de implantación progresivo, de tal manera que permita hacer un seguimiento del uso del servicio por parte de los usuarios y de la capacidad del equipo para responder a todas las demandas. Además, se considera importante presentar previamente el proyecto a los centros de gestión y a los profesionales, sobre todo pediatras y enfermeras de pediatría.

La población pediátrica de Castilla y León asciende a 289.580 menores de 14 años, por lo que para una implantación adecuada se va a realizar un esfuerzo de comunicación a los padres y profesionales.

Los datos obtenidos del citado pilotaje llevado a cabo el año pasado en las áreas de salud de Valladolid revelan que este sistema de ayuda telefónica es bueno en cuanto a su efectividad y viabilidad y sobre todo destaca por la satisfacción de los usuarios, con un nivel superior al 90 % en las encuestas realizadas.

Previsión de llamadas

Una de las conclusiones de la evaluación se centra en la factibilidad, ya que sin haber hecho especial esfuerzo en la difusión del servicio se han recibido una media de 17 llamadas al día, concentradas en horarios de tarde y primeras horas de la noche, y en festivos y fines de semana. Extrapolando esta cifra, para toda Castilla y León supondrían unas 72 llamadas diarias, aunque es previsible un incremento sustancial a medida que el servicio sea más conocido.

El número total de llamadas atendidas por el Centro Coordinador de Urgencias de la Gerencia Regional de Salud durante el periodo de pilotaje -entre el 15 de abril y el 13 de octubre de 2013-, fue de 3.075, de las que un 59,51 por ciento correspondieron a pacientes pertenecientes a centros de salud urbanos, con mayor porcentaje de población pediátrica.

Es de destacar además el uso del servicio por parte de los usuarios residentes en zonas limítrofes a la ciudad de Valladolid y en barrios considerados jóvenes.

Los motivos más frecuentes de consulta entre todas las llamadas realizadas fueron para asesoramiento en medicación, fiebre, náuseas y vómitos, diarrea y tos. El 22 por ciento de los casos se refería a menores de 6 meses, mientras que un 40 por ciento era para mayores de 2 años.

Un dato importante observado en el pilotaje es que en ningún caso hubo que movilizar transporte urgente, ya que el 82,25 por ciento fue resuelto con consejo telefónico, un 10,61 por ciento fue derivado a las consultas de urgencia de Atención Primaria y un 7,14 por ciento se remitió al hospital más cercano.