14 dic 2018 | Actualizado: 16:00

Sanidad implanta la Guía de Hiperplasia Benigna de Próstata para AP

El documento está elaborado por las sociedades científicas de Primaria y la Asociación Española de Urología

vie 26 diciembre 2014. 16.03H
Redacción. Las Palmas
La consejera de Sanidad, Brígida Mendoza, ha anunciado este viernes la implantación de la Guía de Criterios de Derivación en Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP) para Atención Primaria.

Mendoza.

Mendoza ha estado acompañada durante la presentación por el presidente de la Sociedad Canaria de Urología y jefe de Servicio del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria, José Luis Artiles; la presidenta de Semergen Canarias, Antonia Rodríguez; el secretario de la Junta Directiva de la Sociedad Canaria de Medicina de Familia y Comunitaria, Samuel Rodríguez; la directora general de Programas Asistenciales del Servicio Canario de la Salud, Antonia Mª Pérez, y el director en Canarias de GSK, Ricardo Emilio Boedo-Facal.

Según informa el Gobierno regional, el documento, patrocinado por GSK, está elaborado por las sociedades científicas de Atención Primaria y la Asociación Española de Urología (AEU) con el objetivo de reforzar la atención que los médicos de familia prestan a los afectados por esta patología y optimizar el uso de los recursos disponibles para lograr el mejor tratamiento de los pacientes.

Aquí, la consejera ha explicado que la Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP) es una de las patologías más comunes entre los hombres de avanzada edad y expuso que afecta al 40 por ciento de los mayores de 60 años y por encima de los 80 años, la padecen el 70 por ciento. En Canarias el número de casos registrados de HBP en mayores de 60 años es de 38.089, sobre una población de referencia de 171.851. En la mayoría de estos pacientes la valoración inicial, el seguimiento y tratamiento pueden hacerse desde la atención primaria.

En este contexto, Mendoza considera fundamental implicar al médico de Atención Primaria en el manejo de esta patología, "ya que puede manejar muchos de los casos que se presentan en su práctica diaria si dispone de herramientas adecuadas, favoreciendo la eficiencia del proceso asistencial".

Por este motivo, ha señalado que desde la Consejería de Sanidad se ha acordado difundir la guía entre los profesionales del sector público, en la medida en que se trata de una herramienta que aporta a los médicos de familia unas recomendaciones avaladas por la comunidad científica que permitirán mejorar la calidad asistencial de los pacientes con HBP.

Del mismo modo, favorece la salud de los pacientes y establece un proceso asistencial mediante el cual los pacientes con sintomatología del Tracto Urinario Inferior reciben una atención en la que se garantiza la continuidad asistencial y la coordinación entre el médico de familia y el urólogo, en base a criterios consensuados en el manejo de esta patología.