21 nov 2018 | Actualizado: 13:15

Sanidad extiende a Santander el convenio con el Colegio de Ópticos para detectar problemas de agudeza visual

Este acuerdo, suscrito en junio de 2012, está implantado ya en el área de Laredo y en Torrelavega

Lunes, 07 de octubre de 2013, a las 12:20

Redacción. Santander
La Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria ha extendido al área de Santander el programa que mantiene con el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas para la derivación a los establecimientos de óptica de aquellos pacientes que precisen graduación de la vista.

Juan Carlos Martínez Moral, presidente del CNOO.

La detección de problemas de agudeza visual son el motivo de en torno al 80 por ciento de las derivaciones a los servicios de Oftalmología de los hospitales de la comunidad autónoma.

El programa, regulado mediante un convenio firmado por la Consejería de Sanidad y el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNOO), se puso en marcha en octubre de 2012 en el área de Laredo; posteriormente se extendió a Torrelavega y desde hoy se aplica en Santander como actividad complementaria a la del Servicio Cántabro de Salud.

El convenio, firmado en junio de 2012,  permite la derivación de pacientes por los médicos de familia y pediatras de los centros de salud a los establecimientos de óptica y ópticos-optometristas que estén debidamente acreditados.

La actividad de los ópticos-optometristas estará dirigida exclusivamente a la detección de defectos de la refracción ocular (miopía, astigmatismo, hipermetropía, daltonismo o presbicia), a la reeducación, prevención e higiene visual, y a la adaptación, verificación y control de gafas y lentillas.

En el caso de que el óptico-optometrista detecte un problema que pudiera ser sospechoso de patología ocular, bien de carácter crónico o funcional, como el glaucoma o las cataratas, el paciente es remitido a los Servicios de Oftalmología de los hospitales del SCS.

Los ópticos-optometristas acreditados deberán mostrar en un sitio visible la tarjeta oficial identificativa. El convenio introduce mecanismos para evitar que los pacientes sean derivados a un establecimiento concreto y prohíbe a los ópticos-optometristas ofrecer ventajas comerciales a clientes apoyándose en su condición de establecimiento acreditado.

El objetivo del SCS es extender esta medida a toda Cantabria durante este año 2013, lo que contribuirá a reducir las listas de espera en los servicios de Oftalmología de los hospitales públicos, puesto que la graduación de la vista es el motivo de en torno al 80 por ciento de las consultas. Se pretende dar así una respuesta ágil a la gran demanda asistencial de los ciudadanos por problemas de agudeza visual, fundamentalmente debidos a problemas de graduación.