12 nov 2018 | Actualizado: 14:00

El plan de eficiencia energética ahorra 1,1 millones a Sanidad

Una de las acciones implantadas dentro de este proyecto es la actual contratación centralizada del suministro eléctrico para todos los hospitales

Lunes, 10 de junio de 2013, a las 11:59

Redacción. Santa Cruz de Tenerife
La Consejería de Sanidad desarrolla desde 2010 un proyecto de eficiencia energética que en 2013 posibilita un ahorro de hasta 1,1 millones en el consumo de energía, un 16 por ciento del presupuesto del Servicio Canario de Salud (SCS), tras abonar un total de unos 6,2 millones, cuando el presupuesto de licitación superaba los 7,3 millones.

Brígida Mendoza, consejera de Sanidad.

Una de las acciones implantadas dentro de este proyecto es la actual contratación centralizada del suministro eléctrico para todos los hospitales y demás centros sanitarios y administrativos dependientes del Servicio Canario de la Salud.

Mediante este método de contratación, se consiguen precios ventajosos respecto a los de mercado por la economía de escala que produce la licitación simultánea de grandes volúmenes de energía.

Dentro de las acciones de cualquier entidad de alcanzar la mayor eficiencia posible en la administración y gestión de los recursos, para el Servicio Canario de la Salud y dentro del marco del Plan de Eficiencia Energética, se están llevando a cabo los últimos ajustes de las auditorías realizadas durante los años 2010-2011, fruto de las cuales se han puesto de manifiesto ciertas carencias en el funcionamiento de las instalaciones, bien por obsolescencia o bien porque existen nuevos avances tecnológicos que hacen que el consumo de energía sea mucho más eficiente si se acometiesen ciertas inversiones.

Ante la ausencia de partidas presupuestarias para hacer frente a las inversiones necesarias y puestas de manifiesto por las auditorías, el SCS ha optado por la búsqueda de fórmulas alternativas mediante la celebración de contratos mixtos, mezclando suministros de toda clase de energía con los mantenimientos de los centros, actualmente externalizados, y con las inversiones necesarias para disminuir los consumos mediante los denominados contratos de servicios energéticos (CSE).