Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 09:10
Viernes, 20 de diciembre de 2013, a las 14:13

Redacción. Sevilla
La consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, María José Sánchez Rubio, ha expresado este viernes su agradecimiento a todas las entidades sociales, a todos los profesionales y técnicos, a todas las instituciones y a las personas participantes en la elaboración del IV Plan Andaluz de Salud, por su implicación y sus aportaciones a esta estrategia transversal con la que se busca reducir las desigualdades y conseguir que las personas vivan más años y lo hagan con más calidad y autonomía.

Sánchez Rubio.

Durante su intervención en las séptimas jornadas de Salud Pública organizadas por la Consejería y que se celebran desde el pasado 16 de diciembre en la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP), en Granada, Sánchez Rubio ha explicado que el IV Plan Andaluz de Salud está basado en la corresponsabilidad, porque los resultados que se alcancen con su implantación constituirán un logro conjunto entre la administración y la ciudadanía.

Sánchez Rubio ha subrayado que dicha estrategia del Gobierno andaluz, con vigencia hasta 2020, se erige en "un nuevo pacto social por la salud" de la mano de los distintos departamentos que forman la Administración autonómica, de los gobiernos locales y de las entidades ciudadanas. En esta línea, ha agradecido la colaboración "absoluta y desinteresada" desde todos los ámbitos en la elaboración del IV Plan Andaluz de Salud.

El resultado de ello, según ha subrayado la consejera, es un plan muy participativo y una "verdadera acción de gobernanza" para implantar una estrategia de salud en todas las políticas, siguiendo las recomendaciones internacionales.

La titular de Igualdad, Salud y Políticas Sociales ha detallado que en dicho plan están implicadas todas las áreas del ejecutivo andaluz para evaluar y adoptar medidas ante el impacto que tienen los factores de la vida cotidiana en el bienestar de la ciudadanía. Se trata de una iniciativa coherente con los objetivos europeos para la salud y el bienestar --Salud 2020-- y nace con la premisa de que la mejora de la salud es fundamental para el nuevo modelo económico andaluz ya que produce retornos en la capacidad productiva.

Este plan, aprobado recientemente por el Consejo de Gobierno, comienza ahora el proceso de implantación de las políticas de salud para los próximos años. Así, todas las políticas que se lleven a cabo en Andalucía tendrán esta visión de la salud y se analizarán los compromisos en este sentido cada dos años.

Precisamente, la consejera ha presidido también la reunión constitutiva del Comité Director del IV Plan Andaluz de Salud, formado por representantes de las consejerías de Presidencia; Administración Local y Relaciones Institucionales; Economía, Innovación, Ciencia y Empleo; Igualdad, Salud y Políticas Sociales; Educación Cultura y Deporte; Justicia e Interior; Fomento y Vivienda; Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural; Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y Turismo y Comercio. Este órgano, que tendrá funciones de dirección colegiada, se encargará del seguimiento de dicho plan.

Al respecto, Sánchez Rubio ha agradecido el trabajo de todas y cada una de las consejerías de la Junta y ha expresado su confianza en que el Comité Director del IV Plan Andaluz de Salud realizará un trabajo de colaboración mutua con el que se conseguirá enriquecer el conjunto de las políticas públicas en beneficio de la ciudadanía.

Seis compromisos

El primero de los seis compromisos de este plan, que plantea además 24 metas y 92 objetivos, es aumentar la esperanza de vida en buena salud. En el último siglo en Andalucía, se han ganado uno 40 años de vida más por persona y la esperanza de vida es de 83,7 años en las mujeres y 78,1 años en los hombres. Este plan busca no solo incrementar estas cifras en la medida de lo posible, sino que los andaluces disfruten de una vida con más calidad, más autonomía y libre de discapacidad

En este primer compromiso, la atención a las personas con discapacidad tiene un papel protagonista con el desarrollo del Plan Andaluz para el Desarrollo de los Servicios y Promoción de la Autonomía. Esta iniciativa contempla medidas preventivas y de promoción para que estas personas, y las que se encuentran en situación de dependencia moderada, no pierdan de forma rápida sus capacidades para el desarrollo de las actividades básicas de su vida diaria.

La protección de la salud de las personas ante los efectos de la globalización y de los nuevos riesgos ambientales y alimentarios es el segundo compromiso que plantea esta estrategia y para esto, se van a estudiar a fondo todos los posibles nuevos riesgos asociados a estos ámbitos y se desarrollarán herramientas para afrontarlos.

El tercer compromiso busca fomentar los activos y los recursos que ya existen en Andalucía para incrementar la promoción de la salud como las redes de voluntariado y los espacios comunitarios públicos para reforzar la vida social y saludable. En esta línea, la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales promoverá el voluntariado y la participación ciudadana en el marco de las asociaciones de autoayuda.

La lucha contra las desigualdades sociales se plantean como cuarto compromiso, sobre todo las que tienen sobre todo un gran impacto en la salud como la pobreza, la exclusión social, el desempleo o el nivel educativo. La Administración andaluza garantizará la cobertura de sus necesidades básicas, con especial atención a la alimentación y educación de los menores en situaciones socialmente vulnerables y de exclusión social.

El quinto pilar de este plan es el fortalecimiento del sistema sanitario público a través de alianzas entre profesionales y ciudadanía para que se convierta en un espacio abierto y compartido. Este objetivo implicará a varias áreas de gobierno ya que para conseguirlo habrá que reforzar ámbitos como la investigación, las tecnologías y las infraestructuras. Por esta razón, se creará una alianza entre las Unidades de Gestión Clínica para facilitar la gestión del conocimiento, la innovación y el desarrollo de nuevas respuestas de atención para la ciudadanía.

El IV Plan Andaluz de Salud plantea como sexto y último objetivo la generación del conocimiento y las nuevas tecnologías como aspectos clave para la mejora de la salud en la población. El uso de estas tecnologías tiene que estará orientado a mejorar el acceso de la ciudadanía a la información. Dentro de esta línea hay programadas acciones como que las líneas de investigación para la incorporación de las nuevas tecnologías en relación con medicamentos y productos sanitarios se decidan en función de los intereses de la población, que participará en la toma de decisiones.

Por otra parte, la implantación del IV Plan Andaluz de Salud tendrá una traducción a nivel provincial y local, a través de los Planes Provinciales y los Planes Locales de Salud, por lo que se ha propuesto la creación de dos estructuras a nivel provincial que se harán cargo del seguimiento de este proceso de descentralización.