16 dic 2018 | Actualizado: 19:00

Samfyc manifiesta su malestar con que se declare inejecutable la anulación de traslados de Familia de 2008

La sentencia los declaró nulo por no haber considerado en el baremo la formación MIR

mar 11 noviembre 2014. 15.29H
Redacción. Zaragoza
La Sociedad Aragonesa de Médicos de Familia y Comunitaria (Samfyc) quiere expresar su “más enérgica repulsa ante el hecho de que se vuelva a terminar un procedimiento judicial sin ejecución, con lo que la justicia se vuelve a quedar sin aplicar”, en referencia al auto del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Zaragoza, por el que se declara inejecutable la sentencia del TSJ de Aragón en el que se anulaba la convocatoria de traslados de médicos de familia de 2008.

La sentencia declaró nulo el concurso de traslados de Médicos de Familia de 2008 por no haber considerado en el baremo la formación MIR, de tres o cuatro años de formación y trabajo para la administración, ni como mérito ni como servicios prestados.

Esta sentencia “afecta a cientos de médicos de familia que querían mejorar sus expectativas profesionales y personales con un nuevo destino”. Muchos de ellos, tuvieron que desplazarse fuera de Aragón a trabajar, debido a una oposición declarada ilegal por el Tribunal Supremo en 2007, en la que no se valoraba su formación y que también se declaró inejecutable.

Desde el inicio del procedimiento, “la Samfyc ha tratado de evitar que se llegara a esta situación, solicitando la paralización del procedimiento al inicio, la ejecución cautelar de la sentencia en primera instancia e incluso la paralización de los traslados de 2013”.

Así, apuntan que “ahora la solución es una indemnización, que por supuesto, no va a reparar la injusticia hecha a la tantos médicos de familia y a la Samfyc en general. La Samfyc cree que la indemnización no es la solución. “Hay que tener en cuenta, además, que el importe de la misma, sumando la cantidad asignada a cada uno de los recurrentes y que ronda los 175.000 euros, va a salir del bolsillo de todos los contribuyentes, en unos tiempos de crisis grave en los que se está tratando de ahorrar”, apuntan.