Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

Salud y la Fundación ONCE, comprometidos con las personas con sordoceguera

Mejorar su calidad de vida, es el objetivo del acuerdo

Miércoles, 27 de abril de 2011, a las 14:24

Redacción. Toledo
El consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, y el presidente de la Fundación ONCE para la Atención de Personas con Sordoceguera (Foaps), Xavier Grau, han suscrito en Toledo un protocolo de colaboración que permitirá avanzar y aunar esfuerzos para mejorar la calidad de vida así como posibilitar la integración socio-laboral, desarrollo personal y autonomía de este colectivo.

Xavier Grau y Fernando Lamata, durante la firma del convenio.

Lamata, que ha agradecido en nombre del presidente Barreda la confianza y mutua colaboración con la ONCE, ha señalado que para atender a colectivos con una discapacidad severa, como es el caso de las personas con sordoceguera, se requiere la complicidad de toda la sociedad para que las actuaciones que se emprendan sean lo más operativas y eficaces posibles.

En este sentido, el consejero ha valorado la importancia del protocolo, que abre nuevas vías para consolidar el trabajo que se viene desarrollando en los últimos años con el objetivo de conseguir que las prestaciones sociales ordinarias puedan llegar a un colectivo cuyo principal desventaja está en las dificultades de comunicación.

Por su parte, Grau ha subrayado la trascendencia de este acuerdo, fruto del camino de colaboración mutua recorrido hasta ahora y que supone una hoja de ruta para seguir avanzando en la atención a las personas con sordoceguera.

49 personas con sordoceguera

El tratado, que según los registros de afiliación de la ONCE afecta en Castilla-La Mancha a 49 personas con sordoceguera, consolida las líneas de actuación emprendidas por el Gobierno regional orientadas a la eliminación de barreras físicas y de comunicación que se vienen realizando a través de los programas de mediación socio-educativa e intermediación laboral que incluye, entre otros servicios, atención educativa, rehabilitación integral y apoyo al empleo, claves para la integración efectiva de los ciudadanos con esta severa discapacidad.

Además, esta iniciativa se enmarca en una línea de colaboración más amplia del Gobierno de Castilla-La Mancha con todo el tejido asociativo de la Discapacidad con el objetivo de atender a sus demandas y necesidades, trabajar por la igualdad de condiciones y por la participación plena y la integración en la sociedad de todas aquellas personas que presentan alguna deficiencia física, mental , intelectual y sensorial, y en especial a las que tienen mayores dificultades como son los afectados por sordoceguera.