15 dic 2018 | Actualizado: 10:00
mié 18 enero 2012. 19.03H

María Seguí.

Redacción. Toledo
La directora general de Salud Pública, Drogodependencias y Consumo de Castilla-La Mancha, María Seguí, ha mantenido una reunión con los responsables del Instituto de Ciencias de la Salud (ICS), en Talavera de la Reina. En el trascurso de este encuentro, ha confirmado que se va a realizar una importante reestructuración en los servicios correspondientes a Salud Pública dentro de esta Dirección General.

En la reunión, a la que han asistido el director del centro, Juan Atenza, y los jefes de sección, María Seguí ha confirmado que “el objetivo de esta Dirección General es la optimización de los recursos, con el fin de prestar un buen servicio a los castellano-manchegos, teniendo en cuenta la complicada situación económica en la que se encuentra la región”, ha informado la Junta en nota de prensa.

Así, el Área de Salud Pública de la Dirección General pasará a estar integrada por siete servicios, los primeros cinco ya existentes (aunque varían sus denominaciones) y dos de nueva creación, que se incluyen en la nueva estructura: Epidemiología, Programas de Salud, Programas de Incidencias, Servicio de Inspección, Servicio de Atención al Consumidor, Promoción Salud Pública y Evaluación.

Magníficos profesionales

Seguí ha reconocido “la magnífica labor que realizan los profesionales de la institución” y ha elogiado sus instalaciones, después de hacer un recorrido por las mismas. Ha emplazado a los presentes a próximas reuniones para seguir informando en detalle de la aplicación de los nuevos criterios.

El Instituto de Ciencias de la Salud se inauguró en 1976 como Centro Nacional de Demostración Sanitaria, con el objetivo de desarrollar experiencias en los campos de la asistencia sanitaria, la organización de servicios de Salud Pública y la formación e investigación sanitarias, buscando fundamentalmente la integración de servicios, tanto asistenciales como preventivos.

Inicialmente, la actividad asistencial se dirigió hacia las enfermedades infecciosas y la atención psiquiátrica, áreas que no abordaba el entonces llamado Instituto Nacional de Previsión, mientras que en Salud Pública se trabajaba en epidemiología, sanidad ambiental, veterinaria y promoción de la salud, con el apoyo de los laboratorios y radiología como servicios centrales.

En los años siguientes la actividad asistencial se reduciría a la salud mental y drogodependencias, ampliándose el campo de actuación de Salud Pública y desarrollando las áreas de formación e investigación.