Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 16:00

Salud modifica el calendario íntegro de vacunaciones

La primovacunación con vacuna triple vírica, que hasta ahora se administraba a los 15 meses de edad, se adelanta a los 12 meses

Martes, 05 de marzo de 2013, a las 13:45

Redacción. Mérida
El Servicio Extremeño de Salud ha procedido a la modificación del calendario vacunal con la intención de dar respuesta a los cambios en la situación epidemiológica del sarampión, en base a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, y en consonancia con los acuerdos del Consejo Asesor de Inmunizaciones de Extremadura y del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

L. A. Hernández Carrón, consejero de Salud.

Así, la primovacunación con vacuna triple vírica combinada frente al sarampión, rubéola y parotiditis (paperas), que hasta ahora se administraba a los 15 meses de edad, se adelanta a los 12 meses, con el objetivo de garantizar la protección de los niños extremeños frente a esas enfermedades.

Del mismo modo, se adelantará la segunda dosis de la vacuna triple vírica a los 4 años de edad, a fin de captar cuanto antes a los menores que no respondieron a la primovacunación, minimizando el riesgo ante estas patologías.

Por otro lado, el calendario sistemático infantil en el primer año de vida se modifica también en cuanto a la segunda dosis contra la hepatitis B, que pasa de suministrarse el primer mes de vida al segundo mes.

Asimismo, la vacunación frente a la hepatitis B a los 13 años se elimina, puesto que se hace innecesaria su aplicación, una vez que han transcurrido 13 años desde la modificación del calendario vacunal que implantó la administración de esta vacuna al recién nacido.

También sufre variaciones el calendario de vacunaciones sistemáticas del adulto. En este sentido, en función de las nuevas recomendaciones, las personas correctamente vacunadas de tétanos y difteria, solo recibirán una dosis de refuerzo al cumplir los 65 años.

Por otra parte, las personas incorrectamente vacunadas en la infancia de estas dos enfermedades, deberán completar su vacunación hasta un máximo de cinco dosis a lo largo de su vida.