15 nov 2018 | Actualizado: 19:10

Salud inicia la reordenación de la Atención Primaria en Logroño

La nueva zonificación servirá para equilibrar la población de referencia de los centros de salud de la capital riojana en función de sus recursos y capacidad

Viernes, 07 de junio de 2013, a las 13:29

Redacción. Logroño
El consejero de Salud y Servicios Sociales, José Ignacio Nieto, acompañado por la gerente del Servicio Riojano de Salud, Mª Luz de los Mártires, ha presentado el nuevo mapa sanitario de Logroño que se ha definido como consecuencia de la próxima entrada en funcionamiento del Centro de Salud La Guindalera, prevista para el mes de noviembre. Con este centro se constituye la octava zona de salud de la capital y será la referencia del primer nivel asistencial para unas 14.000 personas.

Mª Luz de los Mártires y José Ignacio Nieto.

Hasta la fecha, el mapa sanitario de la ciudad ha contado con siete zonas básicas de salud, con otros tantos centros de salud de referencia, en lo que se atiende a la población logroñesa siguiendo criterios de cercanía para favorecer la accesibilidad a los mismos. De hecho, esta situación ha sido muy valorada en las diferentes encuestas que se llevan a cabo sobre los servicios sanitarios.

La expansión de la ciudad hacia el sur registrada en los últimos diez años ha llevado a la Consejería de Salud y Servicios Sociales a adaptar los recursos a la nueva realidad demográfica; de esta forma, la apertura de los centros de salud Siete Infantes de Lara (2002) y Cascajos (2005) también ampliaron las zonas sanitarias de Logroño. Desde la Consejería se ha querido aprovechar esta modificación para asumir un profundo cambio cuyo principal objetivo es equilibrar la población de referencia en los centros que tienen un mayor peso demográfico.

El objetivo de la nueva zonificación es que ninguno de los centros de salud de Atención Primaria de Logroño tenga una población de referencia superior a 30.000 habitantes, y así lo garantiza este nuevo mapa. Por tanto, se trata de equilibrar recursos y población atendida y que los centros de salud situados en las zonas más céntricas de Logroño, con la excepción de Rodríguez Paterna, con apenas 10.800 TIS, reduzcan el número de tarjetas sanitarias que atienden, asignándosela a los construidos más recientemente.

Tras la reordenación, el Centro de Salud Espartero, el más amplio del centro de la capital riojana, será el dispositivo del primer nivel asistencial con mayor número de usuarios. Los cambios en los que ha venido trabajando durante cerca de seis meses un equipo de la Administración, con personal tanto perteneciente a la Consejería de Salud y Servicios Sociales como al Servicio Riojano de Salud, han tratado en todo momento de provocar  los menores trastornos posibles a todos los ciudadanos y trabajadores, y han tenido en cuenta la distribución actual de la población en Logroño y las características y capacidad de cada uno de los Centros de Salud.

Los responsables de la Consejería de Salud y Servicios Sociales están presentando de manera pormenorizada esta nueva organización sanitaria en los centros de personas mayores (Hogar De Personas Mayores Manzanera y Unión Democrática de Pensionistas) y prevé continuar la información a otros colectivos, entre los que se encuentran los consejos de salud de Logroño y asociaciones de vecinos. Posteriormente, se presentará en el Consejo Riojano de Salud el proyecto de Orden que regula las nuevas zonas de salud.

De la misma manera, la primera comunicación que realizó el Servicio Riojano de Salud fue a la Mesa Sectorial del Seris, donde se negociará la movilidad de los trabajadores a los que vaya a afectar esta reordenación. Hoy mismo se ha presentado el proyecto a los coordinadores de los centros de salud afectados para que lo comuniquen a los trabajadores de dichos centros. Por parte del Servicio Riojano de Salud se estima que los cambios a los profesionales sanitarios serán los mínimos posibles, quedando establecido en aproximadamente unos 25 médicos y otras tantas enfermeras, además de personal administrativo, al objeto de garantizar el adecuado funcionamiento del centro.