19 nov 2018 | Actualizado: 14:30

Salud implantará técnicas que permitan la detección precoz de anomalías cromosómicas fetales

El test combinado permite detectar el 84 por ciento de los casos de Síndrome de Down

Miércoles, 13 de abril de 2011, a las 17:21

Elena Arias, gerente del Sespa.

Redacción. Oviedo
La gerente del Servicio de Salud del Principado de Asturias, Elena Arias, ha presentado los resultados del Programa de Detección de Anomalías Cromosómicas Fetales, que viene funcionando en Asturias desde el año 2006, y ha avanzado que está trabajando para establecer las bases de lo que será la segunda fase de este programa y que se refiere al diagnóstico de confirmación de los resultados mediante nuevas técnicas para las que ya se dispone de evidencia científica y que están encaminadas a obtener resultados de confirmación más rápidos, con lo que esto supone desde el punto de vista de reducir la ansiedad de las familias, o mediante pruebas menos invasivas.

El programa de cribado poblacional ha permitido detectar el 86 por ciento de las alteraciones diagnosticadas y el 84 por ciento de los casos de Síndrome de Down, mediante la prueba de test combinado en el primer trimestre del embarazo.

De este modo, se ha consolidado en Asturias como “un método seguro y eficaz” para detectar las principales anomalías, según informa el Gobierno del Principado. Asimismo, la implantación del programa ha supuesto una reducción del número de pruebas invasivas realizadas en gestantes. En el año 2005, año en el que aún no se había implantado el cribado, la tasa de pruebas invasivas era de 19,46 por ciento sobre el total de partos. En el año 2008, la tasa se redujo al 10,82 por ciento de los partos.

El test tiene como objetivos realizar el diagnóstico prenatal de dos anomalías cromosómicas, la Trisomía 21, que provoca el Síndrome de Down, y la Trisomía 18, que causa el Síndrome de Edwards. Este diagnóstico se pretende realizar antes de la semana 22 de gestación.

Igualmente, pretende reducir el número de pruebas invasivas necesarias para este diagnóstico, limitándolas a las gestaciones con mayor riego de presentar anomalías cromosómicas, para minimizar el riesgo de pérdidas fetales y complicaciones maternas.