Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05

Salud elabora el Plan 2013-2016 para la atención a las enfermedades cardiovasculares

El anterior PIEC solo ha alcanzado un 60 por ciento de ejecución y el Gobierno reconoce que “no ha cumplido sus objetivos”

Jueves, 25 de julio de 2013, a las 14:35

Redacción. Mérida
La Consejería de Salud y Política Social ha elaborado el Plan para la Atención Integral frente a las enfermedades cardiovasculares en Extremadura (PIEC) 2013-2016, para cuya puesta en marcha se precisa la implicación activa de toda la sociedad y de los profesionales que trabajan en este ámbito, junto con la Administración sanitaria, según ha explicado el director general de Planificación, Calidad y Consumo, Manuel Granado.

El director general de Planificación, Calidad y Consumo, Manuel Granado, y el gerente del SES, Joaquín García Guerrero.

El nuevo PIEC ha sido presentado por Manuel Granado y por el director gerente del SES, Joaquín García, quienes han explicado que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de enfermedad y de defunción en Extremadura, al igual que sucede en España y el resto de países de la Unión Europea.

Factores de riesgo como la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, la hipercolesterolemia, el exceso de peso, el consumo de tabaco, la falta de ejercicio físico, el sedentarismo, o la alimentación no equilibrada, favorecen las patologías cardiovasculares en general, siendo uno de los principales motivos de discapacidad y de utilización de los servicios sanitarios en Extremadura.

La promoción de la salud, mediante la adquisición de hábitos saludables, y de estilos de vida que  promocionen y favorezcan la salud, son cruciales en la lucha contra la enfermedad cardiovascular, siendo esta una línea fundamental del PIEC 2013-2016, según explicó Granado, junto con la mejora continuada de la atención integral y multidisciplinar a la misma, desde el  Sistema Sanitario Extremeño.

Como en el resto de procesos de Planificación Sanitaria, la elaboración de este Plan ha partido de un estudio de análisis de situación y de la evaluación de resultados del anterior PIEC, cuyo grado de ejecución, según indicó Manuel Granado, no ha llegado al 60 por ciento, por lo que “no ha cumplido sus objetivos”.

La elaboración de este nuevo plan ha sido “imprescindible” según explicó Granado, quien destacó que se ha realizado en un entorno participativo y abierto, con la participación de 52 profesionales, y la colaboración de diversas asociaciones y organismos,  que han trabajando en ocho áreas de intervención.

Los puntos más destacados del PIEC 2013-2016 son la promoción de la salud y la prevención primaria de las enfermedades cardiovasculares; el tratamiento multidisciplinar de las principales enfermedades cardiovasculares; la rehabilitación y la reinserción de los enfermos cardiovasculares para mejorar su calidad de vida, y el fomento de la formación, investigación y sistemas de información como áreas transversales e instrumentos de apoyo a la atención de dichos enfermos.

Respecto a la promoción de la salud y la prevención primaria de las enfermedades cardiovasculares, Manuel Granado señaló que tres de cada cuatro de estas patologías pueden prevenirse con hábitos sanos y con la detección precoz y el control adecuado de sus principales factores de riesgo, por lo que destacó que lo más importante para prevenir estas enfermedades son los hábitos de conducta saludables.

Granado añadió que en el plan se incluye como  novedad la enfermedad renal crónica como factor de riesgo, así como la educación a la población sobre los principales signos y síntomas de sospecha de la cardiopatía isquémica y del ictus, ya que “las primeras horas son muy importantes”.

Estrategias conjuntas

A su vez, el director gerente del SES destacó que Extremadura es una de las regiones que experimenta un mayor número de ingresos hospitalarios por enfermedades cardiovasculares por cada 100.000 habitantes, con algo más de 136 ingresos, que tienen una estancia media de 7,4 días.

Joaquín García añadió que la mayor esperanza de vida y el aumento de la cronicidad de estas patologías, hace que el número de ingresos por enfermedades cardiovasculares ascienda de forma importante en el tramo de edad comprendido entre los 65 y los 85 años.

Entre los ejes estratégicos de intervención que incluye el plan, el responsable del SES destacó las medidas destinadas a la prevención de la enfermedad, que se llevarán a cabo conjuntamente con otras administraciones, siendo fundamental el trabajo coordinado con la Consejería de Educación y Cultura, indicó.