Redacción Médica
18 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05
Viernes, 08 de marzo de 2013, a las 13:20

Los ponentes, durante la presentación del proyecto. En el centro, Boi Ruiz.Pie

Redacción. Barcelona
El número de tratamientos trombolíticos --administración intravenosa de un suero para disolver la arteria cerebral obstruida-- se ha triplicado en los últimos 4 años, gracias al despliegue del código ictus que se instauró en 2006, y actualmente ya llega al 12,5 por ciento de los pacientes que sufren un episodio de estas características, aunque la literatura científica apunta a que hasta el 25% es tributario de recibir este tipo de tratamiento.

El 12,5 por ciento ya es una de las tasas más altas de Europa --en EE.UU. es del 5,5 y en Reino Unido del 2,5  por ciento--, pero aun así la consejería aspira a seguir avanzando en este campo, por ser el ictus la primera causa de muerte en mujeres y también la primera causa médica de discapacidad, ha recordado en rueda de prensa el consejero de Salud, Boi Ruiz.

El ictus causa 13.000 ingresos anuales en Cataluña --se produce un ictus cada 45 minutos--, y la atención temprana en las primeras cuatro horas y media después de sufrir el incidente es la mejor manera de asegurar las mínimas secuelas, por lo que el responsable del plan director de la enfermedad vascular cerebral de la Consejería, Miquel Gallofré, ha insistido en la necesidad de movilizar rápidamente los recursos necesarios.

De hecho, los síntomas previos no son tan fáciles de identificar como los de un ataque al corazón, y por ello se hace imprescindible la realización de un TAC y que éste sea consultado por un neurólogo experto para determinar si en cada caso está indicado el tratamiento trombolítico --solo uno de cada cuatro ictus son susceptibles de mejorar con este sistema--.

El nuevo código teleictus 2.0 supone por tanto la conexión de diez hospitales comarcales --Vic, Granollers, Mataró, Figueres, Palamós, Igualda, Vilafrnaca, Garraf, Tremp y Móra d'Ebre-- con los 14 hospitales de referencia, de entre los que sobresalen los tres centros que siempre tendrán un neurólogo vascular de guardia para atender cualquier episodio: el Hospital Germans Trias i Pujol, el de Bellvitge y el Vall d'Hebron.

La técnica del plan director Sonia Abilleira ha explicado que el año pasado se activaron casi 4.500 episodios por ictus, de los que el 50% fueron de forma primaria a través del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), un porcentaje en aumento durante los últimos años y que supone la vía de entrada más rápida al sistema médico, mediante una llamada telefónica que activa los recursos correspondientes.

"En vez de desplazar a los enfermos tenemos que desplazar el conocimiento", ha indicado el consejero, que ha ensalzado el papel de las TIC para ofrecer una mejor atención médica, en línea con los objetivos del plan de salud de mejorar no solo la esperanza de vida, sino también la calidad de ésta.