Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 12:00

Salburua abre el primer hospital de día alavés para enfermos mentales

Los pacientes podrán realizar actividades de estimulación cognitiva e inserción social

Martes, 15 de marzo de 2011, a las 23:14

Redacción. Álava
Veinticinco pacientes con enfermedad mental van a poder beneficiarse de la apertura en le municipio alavés de Salburua de un centro de gestionado por trabajadores y voluntarios de la asociación Asafes que llevaba dos años preparando el que ya es el primer centro de estas características de Álava, en colaboración con el Instituto Foral de Bienestar Social.

Xabier Agirre.

Tanto el alcalde, Patxi Lazcoz, como el diputado general, Xabier Agirre, estuvieron presentes en el acto de inauguración del centro en el que acudieron también Covadonga Solaguren, diputada de Políticas Sociales, y numerosos representantes de las Juntas Generales.

Y es que sin el apoyo del ayuntamiento que ha cedido el local, de 378 metros cuadrados, y la Diputación que ha costeado las obras y el importante equipamiento -unos 300.000 euros-. Y de dotar anualmente al centro de los recursos y el presupuesto necesario para funcionar, este proyecto nunca hubiera podido ver la luz.

Gracias a esta nueva infraestructura, los enfermos podrán pasar el día en el centro entre las 9.30 y las 17.00 horas de la tarde. Allí, además de desayunar y comer, los usuarios asistirán a actividades de estimulación cognitiva, inserción social, sesiones deportivas y recuperación de habilidades con el objetivo de que sean personas autónomas.

Apoyo a las familias

Por todo ello, Xabier Agirre, diputado general, destacó que el inmueble "quiere ser una puerta abierta a la inclusión social de las personas con enfermedad mental y, en segundo término, un apoyo a las familias".

El centro cuenta con comedor, cocina, aseos y baños, salas de informática, actividades múltiples y audiovisuales, despachos y espacios habilitados para el desarrollo de múltiples actividades. Todo ello para favorecer la orientación espacial de las personas beneficiarias y su concentración.
En el territorio alavés existen unas 3.000 personas dependientes con algún diagnóstico de problemas de salud mental.