Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 11:20
Lunes, 23 de septiembre de 2013, a las 18:48

Redacción. Valladolid
El consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, ha rechazado este lunes que la sanidad de Castilla y León practique algún tipo de discriminación por opción sexual en los tratamientos de reproducción asistida y ha abogado por la aplicación cuando una persona o pareja tenga problemas de infertilidad.

Antonio Sáez Aguado.

“Es lo razonable, así se aplica y así se seguirá aplicando”, ha aseverado el consejero que ha estimado que la mitad de las inseminaciones que se efectúan en el sistema de salud de Castilla y León con semen de donante se hace a mujeres que están solas.

Según ha garantizado, en la unidad de reproducción asistida de la sanidad pública de Castilla y León no preguntan por la condición sexual de los pacientes al mismo tiempo que ha advertido de que estas técnicas no deben ser una alternativa a la reproducción sexual sino que se deben usar cuando hay problemas de fertilidad.

Dicho esto, ha recordado unas palabras de la ex ministra de Sanidad socialista Leire Pajín cuando defendía que las personas con derecho a esos tratamientos de reproducción asistida debían cumplir algunos requisitos. “Estoy relativamente de acuerdo”, ha reconocido el consejero, quien ha asegurado no ser tan “restrictivo” como la exministra cuando rechazaba la financiación pública para esos casos.

Desde las filas socialistas, la procuradora Mercedes Martín ha advertido del matiz del consejero al hacer referencia a las indicaciones clínicas preceptivas para recibir un tratamiento de reproducción asistida al mismo tiempo que ha reclamado el rechazo de la Junta de Castilla y León al “modelo de familia” que pretende imponer, a su juicio, la consejera del ramo, Ana Mato, a la que ha acusado de legislar contra las mujeres.

“Desmárquense abiertamente de tanta doctrina de la señora Mato”, ha pedido Martín, que ha pedido a la Junta de Castilla y León que siga el ejemplo en este sentido del presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago.