Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05

Sanidad pide a los sindicatos apoyo para superar “la dificultad extrema”

Les advierte de que “el Gobierno no va a poder hacer política de Recursos Humanos a base de dinero porque no lo tiene”

Miércoles, 21 de septiembre de 2011, a las 23:58

Redacción. Santander
La vicepresidenta y consejera de Sanidad y Servicios Sociales, María José Sáenz de Buruaga, ha presidido esta tarde la Mesa Sectorial del Personal de Instituciones Sanitarias, donde ha pedido a las organizaciones sindicales su apoyo para superar la situación de “dificultad extrema” que atraviesa el sistema sanitario de Cantabria y les ha advertido de que, al menos durante la primera mitad de la legislatura, “el Gobierno no va a poder hacer política de Recursos Humanos a base de dinero porque no lo tiene”, lo que no significa que no vaya a haber avances y mejoras en las condiciones laborales de los trabajadores del Servicio Cántabro de Salud.

María José Sáenz de Buruaga, consejera.

Durante su intervención en la primera Mesa Sectorial de Sanidad de la legislatura, la consejera ha propuesto a los sindicatos representados en este órgano de negociación -CCOO, CSIF, Satse ATI y UGT- sentar las bases de una nueva forma de relación y trabajo basada en el “diálogo, la escucha y la participación” y ha recogido las propuestas y prioridades que le han trasladado para los próximos cuatro años, con la intención de empezar a trabajar ya.

Tras escuchar sus propuestas, Sáenz de Buruaga ha destacado el alto grado de responsabilidad que han demostrado los sindicatos, su comportamiento “honesto y leal” y su predisposición a colaborar.

La vicepresidenta y titular de Sanidad ha abierto su exposición con un diagnóstico de la situación del sistema sanitario de la comunidad autónoma, que ha calificado de “crítica”, debido a las insuficiencias presupuestarias, por importe de 70 millones de euros, que ha heredado del anterior Gobierno; a la alarmante deuda farmacéutica, que a finales de 2011 superará los 240 millones de euros, y al incumplimiento por parte del Estado del compromiso de financiación íntegra del Plan Director de Valdecilla, que acumula un desfase de 194 millones.

En esta situación, ha explicado, el principal objetivo es garantizar la sostenibilidad del sistema, para lo que ha considerado fundamental “construir un consenso con el sector, ponerse manos a la obra y remar todos en la misma dirección”.

La consejera ha hecho hincapié en que su reto es cambiar radicalmente la forma de relación y de trabajo de su departamento y del Servicio Cántabro de Salud con las organizaciones sindicales y dejar atrás una política de Recursos Humanos “salpicada por la conflictividad permanente, oscurecida por la falta de diálogo y transparencia y viciada por los incumplimientos y la desconfianza”, al tiempo que ha pedido a los representantes de los trabajadores que la ayuden en esta tarea.

Pero también les ha advertido de que “el Gobierno de Cantabria no va a poder hacer política de Recursos Humanos a base de dinero, al menos en la primera mitad de legislatura, lo que no significa que no se vayan a producir avances y mejoras en las condiciones laborales de los trabajadores. Para ello serán necesarias “dosis dobles” de planificación, gestión, organización, diálogo y respeto, ha añadido la consejera.

También ha pedido a las organizaciones sindicales que pongan encima de la mesa sus aportaciones al Plan Integral de Reducción de las Listas de Espera que su departamento quiere tener listo en seis meses con el objetivo de “atender al paciente que lo necesita cuando lo necesita”, porque, ha dicho, “o se hace contando con los profesionales o será inútil y vacío”.

La vicepresidenta ha subrayado que el plan se centrará en medidas estructurales y organizativas y de gestión, que potencien al máximo los recursos, la capacidad y el rendimiento del sistema, con medidas mantenidas en el tiempo y que tengan como aliados a los profesionales.

La reunión, que ha durado más de tres horas, ha concluido con un acuerdo para constituir en la primera quincena de octubre un grupo de trabajo específico para negociar el acuerdo de contratación temporal, al ser considerada de manera unánime por los sindicatos una cuestión urgente. Además, se constituirá otro grupo de trabajo sobre Recursos Humanos.