Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50

Boi Ruiz tilda de “negocio político” la actitud sindical sobre Bellvitge

Atribuye el hecho a las vacaciones de los profesionales sanitarios y la menor demanda

Jueves, 03 de julio de 2014, a las 13:24
Redacción. Barcelona
El consejero de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz, ha acusado este jueves a la Junta de Personal del Hospital de Bellvitge, integrada por los sindicatos, de utilizar la sanidad para hacer un “negocio político” y de no estar a altura de representar los intereses de los sanitarios.

El consejero de Salud de Cataluña, Boi Ruiz.

Los sindicatos de Bellvitge alertaron hace unas semanas de que el Departamento de Salud de la Generalitat cerraría camas y diversas unidades quirúrgicas durante los meses de verano. “Quien mantiene estas tesis no tiene nivel para representar los intereses de los ciudadanos”, ha reiterado el consejero, que ha afeado que se busque rédito político con este tipo de acusaciones.

La Junta, integrada por los sindicatos Satse, MC, CC OO, UGT, USAE, CGT, USOC y Catac, se ha reunido este miércoles con los grupos parlamentarios que conforman la Comisión de Salud para explicarles la situación del hospital, que, desde su punto de vista, “se ha convertido en el más recortado de Cataluña” pese a registrar el porcentaje más alto de complejidad.

Tras la acusación vertida por la Junta al consejero, a quien acusan de desmantelar el hospital con un cierre de casi 200 camas y con la derivación de actividad pública a la vía privada, Ruiz ha sido contundente al señalar que asociar el asunto de las camas a un desmantelamiento es “hacer política de bajo nivel”.

“Cerrar una cama no es eliminar un recurso del sistema sanitario”, ha insistido el consejero en el desayuno del Fórum Europa, que ha remarcado que las camas pueden volver a ser utilizadas en el momento en que se requiera su uso, y ha atribuido a la bajada de la actividad asistencial y a las vacaciones del personal la menor disponibilidad de plantas.

En opinión de Ruiz, quienes lideran la protesta en Bellvitge son “los que ponen en riesgo el sistema sanitario con estas maneras de hacer política, que son más bien formas antiguas de hacer política”.

Reclamaciones de Metges de Cataluña

En una atención a los medios a las puertas de la Cámara catalana, la delegada de Metges de Cataluña en el hospital, Teresa Fuentelsaz, (que también es la vicepresidenta del sindicato) ha criticado que el hospital ha sufrido desde el inicio de la crisis un recorte del 18 por ciento de los recursos, y ha lamentado que el centro haya pasado de utilizar 800 camas a poco más de 615, así como el hecho de que la Gerencia apruebe la derivación de pacientes de cirugía mayor ambulatoria a la privada.

Bellvitge está ubicado en una zona que “está sufriendo mucho la crisis, hay paro e incluso pobreza y lo que no pueden hacer es romper la equidad en el acceso”, ha remarcado la delegada sindical, que ha apuntado que el centro registra más dificultades para acceder a pruebas diagnósticas y a una primera visita.

Fuentelsaz ha recordado también que, en sede parlamentaria, Ruiz dijo hace pocos días que no se recortaba el presupuesto de Salud, y ha declarado: “Es indigno que un consejero en sede parlamentaria mienta. Queremos que diga el presupuesto del Hospital de Bellvitge y por qué deriva recursos públicos a centros privados”.

También ha reclamado a ERC, como socio del Ejecutivo autonómico, que mueva ficha para que “los ciudadanos de Cataluña puedan decidir si quieren una sanidad pública mercantilista o una sanidad pública sin ánimo de lucro”. En un manifiesto, han recordado que el pasado 5 de mayo la Junta Clínica dirigió un escrito al director médico para trasladarle el riesgo de degradación de la actividad asistencial a causa de la falta de personal y de las condiciones de precariedad en que se ofrece el servicio asistencial.

También ha señalado que es necesario que “digan a los ciudadanos de Cataluña si quieren una sanidad pública mercantilista o una sanidad pública sin ánimo de lucro”.

Subida del IVA

Por otra parte, Ruiz ha reclamado una acción política lo más vehemente posible del Estado ante la subida del IVA sanitario que proyecta la Unión Europea (UE), y que ha dicho que “supone añadir un gasto financiero incomprensible”. Y se ha mostrado partidario de contar con unos presupuestos plurianuales de salud, previa reforma administrativa, en aras a la estabilidad del sistema, aunque ha visto difícil establecer ahora estrategias de futuro dada la situación actual.