Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

Ruiz propone que todos los MIR acaben la residencia con el doctorado

Critica la desigualdad en el acceso a las plazas de españoles por la existencia de ‘numerus clausus’ de extranjeros

Lunes, 08 de septiembre de 2014, a las 12:07
Redacción. Barcelona
El consejero de Salud de la Generalitat de Cataluña, Boi Ruiz, ha planteado que todos los Médicos Internos Residentes (MIR) estén obligados a terminar esta fase de formación y experiencia profesional con la tesis doctoral hecha.

Boi Ruiz, consejero de Salud de Cataluña.

En una entrevista de Europa Press, el consejero ha defendido que finalizar los estudios con el doctorado pueda ser considerado un “requisito básico para los médicos que trabajan en un hospital universitario”, a falta de un número alto de estos titulados en los centros.

“Una de las cosas que me gustaría gestionar es que todo residente cuando acabe lo haga con la tesis doctoral hecha”, ha remarcado el consejero, alegando la necesidad de tomar esta medida en aras de un sistema que integre docencia, investigación y asistencia.

“Tenemos pocos doctores, y si no eres doctor no puedes ser profesor universitario”, ha subrayado el Ruiz, que ha criticado que en el acceso a las plazas MIR no existe igualdad de oportunidades de los españoles en las residencias por la existencia de ‘numerus clausus’ de extranjeros.

Ha cargado contra que estas plazas gratuitas que se destinan a médicos foráneos quitan oportunidades a jóvenes españoles, y no cumplen una función social puesto que la mayoría podrían costear esta inversión, y este montante podría servir para financiar el doctorado de los jóvenes españoles.

Ha apostado por dibujar el modelo sanitario del futuro, en un momento de cambios profundos en la demografía médica, sensiblemente envejecida, habida cuenta de que en 2012 la edad media de los médicos colegiados en Barcelona era de 49,6 años, cinco décimas más que en 2011, según cifras arrojadas por un informe sobre la demografía médica del Colegio de Barcelona.

Más de la mitad de los médicos barceloneses tienen más de 50 años, mientras que el 22,55 por ciento tienen más de 60, y, si bien las mujeres representan el 48,6 por ciento de la población médica, en la franja de menores de 30 suponen el 69,8 por ciento de facultativos. Por ello, ha apostado por idear un plan de recursos humanos a diez años vista para planificar una estrategia sobre los sanitarios que requiere el sistema en base a las necesidades futuras.