Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 11:10

Ruiz aleja el ‘fantasma’ de la malnutrición

La denuncia del Síndic de Greuges aceleró la sospecha de este grave problema de salud pública

Miércoles, 26 de marzo de 2014, a las 11:06
Redacción. Barcelona
El consejero de Salud autonómico, Boi Ruiz, ha insistido en aclarar que en ningún caso se puede hablar de malnutrición infantil en Cataluña, pero, al mismo tiempo, ha admitido que se ha intensificado el protocolo de detección de este a priori grave problema de salud pública: “No hay ningún niño con problemas de salud derivados de una nutrición inadecuada”, ha ratificado.

El consejero de Salud, Boi Ruiz.

El titular de Salud ha comparecido en la Comisión Parlamentaria sobre la infancia después de que, en febrero, la Secretaría de Salud Pública, instada por el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, emitiera un informe donde se señala que hay 660 menores que reciben tratamiento por malnutrición relacionados con “circunstancias personales y sociales de riesgo por alimentación inadecuada”.

No obstante, Salud reconoce sólo diez casos con “falta de alimentos adecuados” y considera que los 650 restantes están en riesgo por problemas relacionados con pobreza extrema o ingresos bajos. Ruiz ha vuelto a señalar que “la situación de pobreza” o “un nivel de renta muy bajo” son las causas de que haya infantes registrados con “riesgo de malnutrición”, por lo que el Ejecutivo autonómico ha reforzado un protocolo de detección de riesgo de malnutrición en escuelas, servicios sociales y servicios sanitarios, que está disponible en el sitio web del Catsalut desde hace un mes.

A petición de los grupos parlamentarios, que han criticado la “inexistencia” del protocolo, el consejero de Sanidad ha precisado que el documento contiene las directrices que ya se llevan a cabo “desde siempre”. “Este protocolo –ha explicado– no es más que ascender a categoría de normal lo que todos los médicos hemos hecho toda nuestra vida” y ha agregado que, a través de éste, se elige el tipo de ayuda que se debe brindar al niño.

Ruiz ha admitido que la medida “seguramente será insuficiente” porque “no hay nada perfecto”, pero “la administración de este país intentamos tener cuidado de todas las personas que por la crisis económica tienen dificultades para acceder a los alimentos”.

Ruiz ha reiterado que “la malnutrición no es una enfermedad”, sino “un factor de riesgo para tener enfermedades” y ha incidido en la importancia de las entidades sociales que ayudan “a veces a suplir hasta donde no llega la administración” para “evitar que el factor de riesgo –la malnutrición– se cronifique en la infancia”.

Por otro lado, el secretario de Salud Pública, Antoni Mateu, ha presentado durante la comparecencia los resultados de la Encuesta de Salud de Cataluña (ESCA) de 2012, según la cual 9 de cada 10 infantes comen una ración de fruta o verdura al día, pero tan sólo el 5 por ciento toma las cinco piezas de fruta y verdura diarias recomendadas.

Mateu también ha informado de que “más de nueve de cada diez” infantes desayunan antes de salir de casa y 8 de cada 10 también almuerzan a media mañana, la misma cantidad de infantes que inician lactancia materna, aunque solamente el 40 por ciento lo alargan durante seis o más meses.

Obesidad y sobrepeso prevalecen

Aunque el secretario de Salud Pública ha admitido que “hay un problema de salud” en la infancia, ha aseverado que se debe al aumento de los casos sobrepeso y la obesidad infantil, que suman el 36 por ciento de la población infantil, es decir, ocho puntos más que en 2006.

En este sentido, la diputada socialista Eva Granados ha matizado que el porcentaje de niños obesos de familias de clase alta es del 3,8  por ciento, mientras que en las familias humildes la cifra “se dispara al 13,4  por ciento”.
Los resultados de la encuesta también muestran que 1 de cada 4 niños ha consumido medicamentos en los últimos dos días y que el 95 por ciento ha tenido una visita médica en el último año, ya que las visitas al pediatra y a urgencias han incrementado desde 2006, mientras las de odontología han disminuido.