Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50

Rubalcaba: “Está en juego el modelo de sanidad pública”

Establecer “las reglas claras” con los conciertos evitará, en su opinión, “la ruina” del SNS

Miércoles, 12 de octubre de 2011, a las 23:28
María Márquez / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
Para el candidato del PSOE a la Presidencia, Alfredo Pérez Rubalcaba, el 20-N no es solo un punto de inflexión en su carrera política sino también en el futuro de la sanidad. "En estos cuatro años está en juego el modelo de la sanidad pública", advierte. Y es que en el desayuno informativo de Europa Press ha mostrado una cierta preocupación porque el Sistema Nacional de Salud (SNS) se sostenga “con austeridad pero sin recortes”, porque se trata de un sistema “bueno, barato y generador de investigación". Gran parte de las sombras que Rubalcaba extiende sobre el SNS se originan en los conciertos con el sector privado, ante los que alerta: “Hay que poner las reglas claras y advertir a las empresas privadas de que el coste es creciente, para evitar que a la larga la sanidad pública se haga cargo de sus servicios y llevarla así a la ruina”.

El candidato del PSOE a la Moncloa, Alfredo Pérez Rubalcaba, en el centro de la mesa presidencial, acompañado por Javier García Vila, director de EP; Jaime Gil Robles, director de Asuntos Corporativos y Legales de Altadis; Francisco de Bergia, director general de Asuntos Públicos de Telefónica; Asís Martín de Cabiedes, presidente de Europa Press (EP); Baldomero Falcones, presidente y consejero delegado de FCC; Juan Gimeno, director de Relaciones Institucionales de Thomson Reuters AranzadiI y Cesáreo Espino, director del Departamento Private Wealth de Banif.


Austeridad sí, recortes no.

El SNS, un gran sistema a preservar.


Acompañado por buena parte de sus colegas ministros (con Leire Pajín entre los pocos ausentes), Alfredo Pérez Rubalcaba comenzó su discurso con el consabido contexto económico europeo aludiendo a Sarkozy y Merkel, y la situación griega para desembocar en un mensaje optimista para España: “Vamos a salir de la crisis con toda seguridad”. Optimista pero realista: consciente de los recortes que determinadas autonomías han desplegado sobre la sanidad y la educación, Rubalcaba lanzó un mensaje claro: austeridad pero no recortes. De lo contrario, “serían retrocesos muy difíciles de restablecer en estos derechos fundamentales”.

Los conciertos en el futuro del SNS.

El SNS es perfectamente financiable para el candidato del PSOE a la Moncloa, pero siempre y cuando mantenga “las reglas de juego claras” con el sector privado. “Aumenta la esperanza de vida y la tecnología es más cara, de este coste creciente deben ser conscientes las empresas privadas”, explica. Según Rubalcaba, estas circunstancias pueden provocar que el sistema público “cargue” con servicios "más caros" que los hospitales concertados no puedan afrontar con el paso del tiempo. La financiación posible a la que alude parte de “un plan de ahorro” que pase por los impuestos al alcohol (excepto vino y cerveza) y tabaco que en su día propuso Felipe González, y alejándose así del copago. Las medidas de ahorro farmacéutico puestas en marcha por Trinidad Jiménez y Leire Pajín o la central de compras, son para Rubalcaba dos buenos ejemplos de que la sostenibilidad del SNS no tiene por qué peligrar.

El IDIS acusa a Rubalcaba de “intentar dañar al sector”

Por otro lado, el secretario general del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), Juan Abarca, ha acusado a Pérez Rubalcaba de convertir a la sanidad privada en una "víctima de la demagogia política" con declaraciones que "no se corresponden con la realidad" y que sólo consiguen hacer "mucho daño a un sector que genera riqueza, que está creando puestos de trabajo y que está aguantando bien la crisis". Según Abarca, decir que la sanidad privada "se quita de en medio" los procesos más costosos y difíciles es "un tópico antiguo que ya no corresponde a la verdad", gracias a los esfuerzos en tecnología realizados por la privada. Además, ha señalado que, en proporción, el sector privado atiende "el mismo número de procesos que la sanidad pública".

Rubalcaba a su llegada al Hotel Intercontinental fue recibido por el presidente de EP y el de Bankia, Rodrigo Rato. A continuación, dos de los asistentes al desayuno: el sucesor de Rubalcaba frente al Ministerio del Interior, Antonio Camacho, y la secretaria de Estado de la Función Pública, Consuelo Rumí.

El secretario de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, fue recibido por el presidente y el director de Europa Press, Javier García Vila, a quien saluda. El secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, y el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, en la foto con Rubalcaba y el presidente de EP, tampoco quisieron faltar a la cita.

Compartiendo mesa, Marcelino Iglesias, junto al secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y el secretario de los socialistas madrileños, Tomás Gómez. En la siguiente imagen, la Defensora del Pueblo, María Luisa Cava de Llano. Por último, Rubalcaba en un momento de su intervención.

En la misma mesa se encontraban los ministros de Interior, Antonio Camacho; Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez; de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, y por último, Dolores Carrión, delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid. A la derecha, Gabilondo, ministro de Educación, conversa con el titular de Justicia, Francisco Caamaño.

De izquierda a derecha, la senadora socialista Carmen Alborch; Jaime Lissavetszy, portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid; la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde y Pedro Zerolo, secretario de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONG del PSOE.