21 nov 2018 | Actualizado: 15:10

Riolobos ironiza con la oficina de queja sanitarias anunciada por Page

La iniciativa del PSOE consiste en recoger las demandas de ciudadanos de la región que no sean atendidos

Lunes, 24 de febrero de 2014, a las 14:11

Redacción. Toledo
La portavoz del PP, Carmen Riolobos, ha contestado a los socialistas que tienen que hacer más de 600.000 reclamaciones en la oficina de quejas que aseguran que pondrán en marcha para que expliquen qué es lo que hicieron “mal” en materia sanitaria.

Carmen Riolobos.

Así lo ha asegurado Riolobos en relación a la iniciativa del PSOE para recoger quejas y demandas de ciudadanos de la región que no sean atendidos por la sanidad de la comunidad autónoma. Riolobos tildó la iniciativa “de ocurrencia” del secretario general del PSOE, Emiliano García-Page, porque no sabía cómo “salir del atolladero” por las “cosas falsas que había dicho en materia sanitaria al hablar de la muerte de dos personas fallecidas en los pasillos del hospital de Toledo”. “Van a tener de inmediato reclamaciones de todos los ciudadanos de Castilla-La Mancha que se sienten estafados por las 60.000 facturas que se dejaron de pagar en el Sescam y los 5.000 millones que se gastaron y se dejaron a deber en el Sescam”, ha dicho.

Por su parte, el alcalde de Toledo y secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha hablado de que la sanidad de la región es un ejemplo del “desmantelamiento y el despilfarro” que supone la gestión del Gobierno regional. Sobre el hospital de Toledo, criticó que la Junta “en vez de pedir disculpas a las familias, en vez de decir que van a investigar a ver qué ha ocurrido con el fallecimiento de dos pacientes, según dicen los médicos, en los pasillos de las urgencias del hospital de Toledo, lo que hacen es intentar amedrentar y amenazar a los profesionales, a los medios de comunicación y al PSOE”.

Ha lamentado que “los hospitales están atestados, las listas de espera se han disparado, han cerrado camas, han desmantelado servicios, han despedido a miles de profesionales y encima mandan a los pacientes a cientos de kilómetros a la sanidad privada para que hagan negocio”.