19 nov 2018 | Actualizado: 14:30

Ricardo Oliván anuncia la libre elección de profesional y centro y promete una Ley de Salud Pública

Desarrollará una política de recursos humanos “clara” y fomentará la transparencia en la gestión

Miércoles, 31 de agosto de 2011, a las 10:52

Redacción. Zaragoza
El consejero Ricardo Oliván ha comparecido en la Comisión de Sanidad, Bienestar Social y Familia de las Cortes de Aragón para explicar la situación actual de la que parte su Consejería y las líneas estratégicas que guiarán sus políticas. “Tenemos que hacer entre todos que el sistema sanitario y social de Aragón sea sostenible”, ha recordado.

Ricardo Oliván, minutos antes de su comparecencia ante la Comisión.

Oliván ha detallado el organigrama establecido para su departamento y ha hecho un repaso a la situación económica de las diferentes áreas que engloba la Consejería, que ha calificado de “complicada” debido a los “456 millones de euros de déficit acumulado entre Sanidad -425 millones de euros- y Bienestar Social -30,4 millones-”, a falta de conocer los resultados definitivos que arrojarán en octubre una auditoría interna encargada por el consejero.

Con esta base, Ricardo Oliván ha considerado “necesario hacer actuaciones para garantizar la sostenibilidad del sistema: maximizando la calidad, eficacia y eficiencia, sin que suponga una hipoteca del futuro, con una reducción del gasto de todo aquello que no revierta beneficios en los ciudadanos, y la calidad como referente del servicio”.

En lo referente a Salud, el máximo responsable de la Consejería ha advertido de que se pretende agilizar la estructura territorial para dar una mejor respuesta, plantear una política clara de recursos humanos, fomentar la transparencia en la gestión presupuestaria, optimizar recursos e identificar márgenes de mejora, reforzar la Atención Primaria, recortar las listas de espera, o dar protagonismo a la autonomía del paciente para la elección de profesionales y centro.

Además, Oliván ha mostrado su compromiso “con el proyecto del Hospital de Alcañiz”, ha indicado que la externalización será inversamente proporcional a la inversión de recursos públicos, se apostará por solucionar las carencias del servicio en salud mental, se buscará la contención del gasto farmacéutico y se ahondará en temas como el Consorcio Aragonés Sanitario de Alta Resolución o el Banco de Sangre y Tejidos de Aragón.

Los objetivos finales serán, según Oliván, mantener y mejorar la cartera de servicios, fomentar el trabajo por objetivos, afianzar la presencia del funcionario en el territorio, apostar por la formación del personal, buscar la especialización del funcionariado, consolidar el empleo, sacar adelante la Ley de Salud Pública de Aragón y maximizar los recursos.

Imagen de la Comisión de Sanidad, Bienestar Social y Familia.

Por su parte, la diputada del PP Carmen María Susín ha calificado como un “importante lastre la herencia que ha recibido este Departamento del anterior Gobierno”. “Se cometieron graves errores y hubo mucha falta de previsión, como ya expusimos en esta Cámara”, ha explicado. Ante esto, ha animado al consejero Oliván a “un nuevo modelo de gestión pública basado en, entre otros aspectos, el rigor y la austeridad”. Para el Salud, Susín ha considerado “imprescindible” una política “clara de recursos humanos, que fije plantillas y planifique a corto y largo plazo”.

Por su parte, el portavoz socialista en la Comisión, Eduardo Alonso, ha defendido que “está bien que se hable de déficit, pero hay cuestiones que no se pueden pasar por encima”. “Nuestro Grupo tiene vocación de Gobierno y por eso nuestros esfuerzos van a ir orientados a que no haya merma en los objetivos sociales ya presupuestados, en las obras a terminar o las adquisiciones a realizar. Queremos también que se ponga en marcha de forma inmediata los equipamientos que se aprobaron”, ha defendido Alonso.

Para Manuel Lorenzo Blasco, del PAR, el consejero “ha puesto la música, para después ir poniendo las letras poco a poco”. Este diputado ha mostrado la disponibilidad de su Grupo a “consensuar la mayor parte de las actuaciones que se produzcan”. “La base sustancial es el pacto de gobernabilidad, que incluye aspectos muy importantes que debemos cumplir y tener en cuenta”, ha manifestado Blasco.

Desde CHA, Nieves Ibeas ha criticado que sólo una parte de la intervención del consejero ha sido para hablar de las líneas de su Departamento. “Tienen la instrucción de hablar de recortes y no de líneas generales. Nosotros vamos a defender un refuerzo de los servicios públicos esenciales. Esa es la base”, ha comentado. “Por ahí hay que ir, y yo no he visto cómo lo va a hacer, en ninguna de las áreas principales”, ha criticado Ibeas.

Patricia Luquin, portavoz de IU en esta Comisión, ha defendido que “no sólo es necesario recortar gasto, sino usar la vía de ingresos para activar políticas fundamentales para la ciudadanía aragonesa”. “Hay que optimizar, coordinar, garantizar. Queremos que se nos explique con qué dinero y cómo se va a poder hacer. Estamos hablando de gasto social y creemos que es un departamento donde deben primar los criterios de rentabilidad social y no la económica”, ha comentado Luquin.