Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 17:00
Jueves, 21 de febrero de 2013, a las 16:09

Redacción. Valencia
El Departamento de Salud de Requena implanta una nueva técnica de reconstrucción mamaria denominada lipofilling o reconstrucción mamaria con tejido adiposo autólogo. El procedimiento permite injertar células grasas de la propia paciente obtenidas de diferentes zonas, habitualmente del abdomen, en la mama, con el objetivo de corregir defectos derivados de una cirugía previa sin recurrir a implantes mamarios.

Marisa Reynoso, gerente.

"Somos el primer servicio de Cirugía General de la Comunidad en aplicar este procedimiento que permite no tener que recurrir al uso de prótesis mamarias, evitando complejas cirugías y facilitando la pronta recuperación de la paciente que no precisa ingreso hospitalario", señala el cirujano Juan Carlos Bernal, jefe de servicio de Cirugía del Hospital de Requena.

"La aplicación de esta nueva técnica por los profesionales del servicio de Cirugía General de nuestro hospital permite que los pacientes no tengan que desplazarse a otros centros sanitarios y puedan recibir una mejor atención y la última tecnología en su propio hospital", indica Marisa de Reynoso, gerente del Departamento de salud de Requena.

La intervención, señalan, se realiza mediante la obtención de las células grasas del paciente que después de un proceso de depuración finalmente son injertadas en la zona anatómica a tratar, obteniendo una mama muy natural tanto en forma como en tacto y sin cicatrices visibles, siendo la solución elegida por aquellas mujeres que no desean implantes mamarios. "Se realiza una pequeña liposucción con cánulas especiales de una zona donde haya células grasas en abundancia y se injertan en la mama mediante una pequeña incisión. Este procedimiento permite así corregir el tamaño y la simetría mamarias en caso necesario", indican los doctores José López y María Escudero, cirujanos de la Unidad de Mama del Hospital de Requena.