Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Lunes, 03 de junio de 2013, a las 18:27

 Redacción. Las Palmas de Gran Canaria
La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha informado este lunes que en lo que va de año se han realizado 34 trasplantes renales, de los que cinco de ellos eran de donantes vivos, y 15 hepáticos, resultado de las donaciones que se han producido en las islas.

Brígida Mendoza, consejera de Sanidad

 Así lo ha señalado con motivo del Día Nacional del Donante y lo ha presentado como el resultado del "buen trabajo" conjunto realizado en los últimos 30 años por el Hospital Universitario de Canarias, el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, el Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, el Complejo Hospitalario Universitario Insular-Materno Infantil de Canarias, el Hospital Doctor José Molina Orosa de Lanzarote y el Hospital General de La Palma.

Con el objetivo de continuar en esta línea, las islas de Tenerife y Lanzarote han acogido conferencias sobre 'Donación y trasplante en Canarias' que ha corrido a cargo del coordinador de Trasplantes de Canarias, Aurelio Rodríguez. El objetivo de estas conferencias es concienciar a los ciudadanos sobre los beneficios que puede causar un acto solidario como el de la donación para quienes necesitan un órgano para recuperar su salud y seguir con vida.

También la consejería ha querido recordar la importancia de solicitar la tarjeta de donante y hacer la voluntad expresa a los familiares, puesto que esta no tiene validez legal y son ellos los encargados de firmar el consentimiento tras la muerte del donante. 

En España, la donación y el trasplante están regulados por la Ley del Trasplante y los criterios territoriales permiten trasladar los órganos entre determinadas zonas para reducir al máximo el tiempo de isquemia (transcurso entre la obtención del órgano y su posterior implante).

También existe la posibilidad de donar en vida si se cumplen las condiciones y requisitos establecidos por la Ley, en este caso el donante ha de ser mayor de edad y gozar de buena salud física y mental.