Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Jueves, 27 de octubre de 2011, a las 11:06

los debates de redacción médica
ccoo, ugt, csi·f, satse y amyts reflexionan sobre su relación con el gobierno
Recortes y nulo liderazgo ministerial hacen peligrar al SNS
Los portavoces del sindicalismo sanitario Identifican la crítica situación actual con un modelo hospitalcentrista, la escasa defensa del profesional y el limitado papel del Consejo Interterritorial

María Márquez / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
Desde el 8 de septiembre, fecha de creación de la Mesa Sectorial de Sanidad, los sindicatos respiran más tranquilos. Pero solo un poco más que antes, porque las autonomías no acaban de fiarse de que esto no invada sus competencias sanitarias. Temor y actitud egocéntrica que, según los responsables de los principales sindicatos del país, ha mancillado la definición del Sistema Nacional de Salud, uno y coordinado. Echando la vista atrás, aseguran no haberse sentido escuchados por un Gobierno que no ha ejercido su “liderazgo”, provocando “17 sistemas de salud”. Los recursos humanos son su gran caballo de batalla y pronostican que el escenario posterior al 20-N traerá más recortes en vez de fondos finalistas, otra de sus grandes reivindicaciones.

De izq. a dcha: Alejandro Laguna, secretario general de Satse; Pilar Navarro, secretaria del Sector Salud, Sociosanitario y Dependencia de UGT; Fernando Molina, presidente nacional de Sanidad de CSI·F; Antonio Cabrera, secretario de la Federación Estatal de Sanidad de CCOO, y Julián Ezquerra, secretario de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores (Amyts).

A pocos días para las elecciones generales, ¿qué balance harían de la gestión del PSOE? ¿se han sentido escuchados? ¿qué reivindicaciones sindicales se han quedado en el tintero?

Antonio Cabrera, secretario de la Federación Estatal de Sanidad de CCOO: Han sido ocho años con diferentes coyunturas políticas: crisis, época de bonanza, nueva crisis… La participación se ha dado en las mesas sectoriales autonómicas con desigualdad en la incidencia, pero sí que ha habido un déficit importante en el ámbito sindical estatal que creo que se ha corregido en los últimos días gracias a la constitución de la Mesa Sectorial Estatal, aspiración de todos los sindicatos. Espero que habra una nueva etapa de esperanza, permitiéndonos tener una radiografía del conjunto del Estado y darle al Sistema Nacional de Salud (SNS) una visión global, no de 17 sistemas nacionales de salud, como parece que ha pasado en los últimos ocho años. La fase previa del Foro Marco sirvió de poco, reuniéndose pocas veces y con un papel irrelevante, mientras que ahora con esta Mesa Estatal podremos abordar cosas que los profesionales y el sistema necesitan.

Pilar Navarro, secretaria del Sector Salud, Sociosanitario y Dependencia de UGT: Estos ocho años han sido de una disparidad absoluta. Cuatro ministros en ocho años creo que poca estabilidad pueden dar al sistema. Con Bernat Soria no hubo ninguna relación, Trinidad Jiménez supuso un acercamiento, pero realmente la Mesa Sectorial Estatal ha sido el gran problema. En el ámbito de la negociación colectiva no ha habido avances, pero sí en el diálogo social y gracias a este ámbito de diálogo, se ha podido constituir la Mesa. Nos espera un tiempo difícil, de asentar la Mesa Sectorial, pero también puede ser una etapa de consolidación de temas que hemos venido reivindicando, principalmente recursos humanos y financiación. El SNS funciona, tiene algunos problemas de financiación por la deuda de las comunidades autónomas, pero creo que se pueden poner instrumentos para que se recoja dinero de otros ámbitos y sobre todo que sea finalista.

Julián Ezquerra, secretario general de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores: Han sido ocho años de travesía en el desierto, sin hacer grandes cosas. Al menos se ha constituido la Mesa. Ahora lo que hace falta es que el nuevo Gobierno del 20-N le quiera dar contenido a esta Mesa para evitar que se personalice la sanidad a nivel de autonomías porque hay cosas que deberían estar centralizadas o al menos tener un marco general que rija determinados aspectos de la profesión sanitaria, y concretamente de los médicos, el colectivo al que yo represento. Nos gustaría que a pesar de un Gobierno monocolor, se puedan hacer cosas en común, y no que cada autonomía tire para un lado, como es la situación de Cataluña, con recortes muy importantes en sanidad. Lo que tememos es que estos recortes se extendiendan a partir del 20-N, lo que creemos debería estar consensuado a nivel estatal.

Alejandro Laguna, secretario general de Satse: Creemos que estas dos legislaturas han sido un verdadero fracaso. El objetivo del Ministerio debería haber sido el de coordinar y dar cohesión al SNS y básicamente no se ha hecho nada. En el nivel autonómico, el calificativo sería muy irregular, habiendo casos extremos, de forma que en Castilla-La Mancha se ha llegado a 40 acuerdos en los que se ha avanzado muy sensiblemente. Achacaría la responsabilidad de esto al Ministerio por la falta de cohesión. El único punto de esperanza es la Mesa, donde al mismo tiempo las autonomías expresaron su desconfianza. El objetivo es que no haya 17 sistemas de salud.

Fernando Molina, presidente nacional de Sanidad de CSI·F: Indistintamente de que en cada mesa autonómica ha habido mejores y peores acuerdos, la voluntad del Ministerio para hacer un SNS cohesionado ha sido totalmente nula. Con las fuerzas sindicales no han tenido ningún detalle. Mientras que se han reunido con cualquier tipo de asociación, ha despreciado a los representantes de los trabajadores. Incluso en un informe del Consejo Económico y Social de España de 2010, se le insta al Ministerio a que se pusiese a trabajar en la cohesión del SNS.

 

¿Qué opinan del Consejo Interterritorial? ¿Juega el papel que se le ha asignado?

El profesional, la Atención Primaria, la cohesión autonómica, y la cartera de servicios, en la cuerda floja.

Julián Ezquerra: Liderazgo no ha tenido cuando no ha conseguido hasta el último momento sentarnos a todos los agentes en la Mesa Sectorial de Sanidad. Indudablemente, el Consejo Interterritorial (CI) debería funcionar más. Su base está desarrollada hace mucho tiempo, pero su funcionamiento ha dejado mucho que desear, si bien ponerse de acuerdo es difícil y no sé si será posible en algún momento porque los intereses son muy variados. Cada CCAA ha apostado por un modelo de sanidad diferente, unas apuestan por la colaboración público-privada, otras desarrollan otras experiencias… Lo que nos preocupa es que se están produciendo al final 17 sistemas de salud totalmente distintos, donde la imposibilidad de traslado, homogeneización de carreras profesionales y carteras de servicios es cada vez es más profunda. Realmente no sabemos lo que tenemos, hay acuerdos público-privados a 30 años vista… Creo que hay que hacer algo, que el nuevo Gobierno asuma que la sanidad es un pilar fundamental y que debe ser fuerte, potente, común y homogénea en todo el Sistema Nacional de Salud.

Pilar Navarro: El principal problema es que el Ministerio se ha dedicado a políticas macro: Calidad, Cáncer… Quizás tendría que haber intervenido en el análisis de las formas de gestión que se han llevado a cabo y ante las que se tenía incertidumbre sobre que si eran bastante más caras que las de gestión directa y sin conseguir los resultados esperados. Yo creo que el Ministerio tiene que tener más responsabilidad en política sanitaria, que la marca el Gobierno, y no las autonomías. Y desde luego, tendrá que tener una actividad mayor en lo que se refiere a negociación colectiva y vertebración del sistema: una parte importantísima del sistema son los recursos humanos y la financiación. En el SNS se está invirtiendo 2 puntos menos del PIB que en los países de la Unión Europea, y sin embargo los resultados en salud están dando buenas expectativas, y los ciudadanos lo perciben como un gran sistema con ciertos problemas.

El Consejo Interterritorial me parece una falta de responsabilidad: las CCAA son Administraciones, con lo cual muchas veces no se ponen de acuerdo porque se miran cada una a su ombligo, sin darse cuenta de que la suma de todas ellas es el SNS. No se puede decir que el Ministerio es el responsable de todo, porque cada autonomía tiene la responsabilidad del acceso a la sanidad. No hubo acuerdo en la financiación finalista y ahora se ve como problema por la deuda autonómica en el pago a proveedores y farmacias. ¿Qué ha pasado con el dinero que se les transfiere? El próximo Gobierno tiene el reto importante de asentar el SNS y hacer una negociación colectiva como corresponde.

Lea el debate completo