Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15

Jóvenes investigadores anuncian una gran fuga de cerebros

Y recuerdan los retrasos sufridos este año por las convocatorias de ayudas pre y postdoctorales

Martes, 03 de enero de 2012, a las 21:33
María Márquez. Madrid

Noelia Fernández, presidenta de la FJI.

La “estocada final”. Así resume la Federación de Jóvenes Investigadores Precarios (FJI) la noticia del recorte que sufrirá este año el ámbito de la investigación científica, cifrado en 600 millones de euros en lo que a subvenciones y préstamos se refiere. La presidenta de la entidad, Noelia Fernández, pronostica una “gran fuga de cerebros” al extranjero. Por su parte, el director del Caiber, Joaquín Casariego, sin saber todavía cómo afectará concretamente a la investigación biomédica, insta ahora a “un ejercicio de inteligencia para ubicar los recursos de forma eficiente”.

Noelia Fernández manifiesta la indignación de la entidad que preside si bien admite que se trata de una medida “previsible” una vez que el Ministerio de Ciencia e Innovación quedó fuera del organigrama del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Para Fernández, este recorte “nefasto” se suma a lo ocurrido desde 2008 (retrasos en convocatorias pre y postdoctorales, inexistencia de un Plan de Investigación actualizado, la Agencia Estatal de Investigación tampoco materializada…), lo que en definitiva significará acelerar la huida del joven talento investigador pese a que, como reconoce, “en otros países, como Estados Unidos, la situación tampoco sea demasiado boyante”.

Desde el Caiber llaman a la reflexión sobre la optimización de recursos

Joaquín Casariego.

La noticia presupuestaria tampoco ha sorprendido sobremanera al director de la Plataforma Española de Ensayos Clínicos (Caiber), Joaquín Casariego. “La I+D+i no se iba a librar de los recortes”, apunta. Pese a no saber con certeza todavía en qué medida va a afectar este recorte a la investigación biomédica Casariego, con un ánimo más optimista que los jóvenes investigadores, insta al Gobierno a contemplar esta situación como una oportunidad para distribuir “más eficientemente” las partidas. “Ahora toca hacer un ejercicio de inteligencia ubicando los recursos, analizando en qué somos los mejores y así quizás atraer fondos de otras áreas con resultados menos claros”. Además, recuerda que España está “muy bien posicionada” desde el punto de vista biomédico, y por ello este debe ser un pilar “fundamental”, y más que nunca en una situación de crisis. Y en cuanto a la "fuga de cerebros", el director del Caiber no espera que se acentúe de una forma especial aunque señala que esta situación también puede ser una "oportunidad para fijar carreras profesionales más sólidas y centradas; no solo no debemos perder el mejor talento español sino que deberíamos poder captar el talento de fuera", concluye.