14 nov 2018 | Actualizado: 21:20
Jueves, 14 de julio de 2011, a las 10:55

CAFÉ DE REDACCIÓN
DIEGO MURILLO, PRESIDENTE DE AGRUPACIÓN MUTUAL ASEGURADORA (AMA)
“Reclamaremos 10 millones por la intervención de Seguros”
"La unión natural sería con PSN, necesaria en un futuro, pero no por ahora", señala

Javier Barbado / Óscar López Alba / Imagen: Diego S. Villasante
Atrás, lejos en el retrovisor comienzan a estar esos años tan difíciles con la terrible intervención de la Dirección General de Seguros. Una vez superada con nota aquella complicada prueba, Diego Murillo, presidente de AMA, lidera una nueva etapa de la mutua en la que la nueva sede, un espectacular edificio en uno de los principales parques empresariales de Madrid, simboliza la solidez y solvencia de la empresa. Ante sí el reto de recuperar el tiempo que les hizo perder la DGS y nuevos desafíos, siempre con la fijación de dar el mejor servicio al mutualista.

Diego Murillo, presidente de AMA, en la sede de Sanitaria 2000.

Queremos iniciar este Café de Redacción con la nueva etapa iniciada por AMA a partir de su nueva sede. ¿Puede hablarse de un antes y un después por esta razón?

Indudablemente existe una nueva etapa, pero no está marcada solo por la sede, sino por las tristes circunstancias que todos conocéis. Me refiero a la intervención por la Dirección General de Seguros: eso sí que ha marcado un antes y un después en la mutua.

Indudablemente, también ha influido la nueva sede, que, además, es algo que a mí me preocupó muchísimo y que comencé a hacer posible con mucha ilusión (consideré que era importante tener un nuevo edificio porque eso significaba avanzar y equivalía a un aumento de patrimonio).

Por entonces, vivíamos una etapa en la que los intereses bancarios habían bajado mucho, así que yo creí que invertir en un edificio potente y nuevo podía ser muy bueno para la mutua y para el patrimonio de la entidad. En ese momento surgió el tema de la Dirección General de Seguros y, claro, me desbarató mentalmente los planes porque no sabía muy bien cómo podía acabar aquello. Sin embargo, seguimos con ilusión y con fe y, al final, hemos conseguido cerrar un ciclo; la intervención ha terminado y hemos inaugurado la sede con una extraordinaria participación de sanitarios españoles, que es lo que pretendíamos.

Así que creo que, efectivamente, entre la inauguración de la sede y la intervención del la Dirección General de Seguros se ha configurado una nueva etapa de AMA. La ilusión que tenemos es la de seguir creciendo y funcionando, y la verdad es que en estos tiempos para todo el país, nosotros seguimos poco a poco.

Pese a la crisis generalizada en el país parece que la aseguradoras sanitarias están sacando la cabeza de una manera bastante digna, por encima de la media en el sector…

Yo creo que así es. Se da la casualidad de que Previsión Sanitaria Nacional también está creciendo en un momento de dificultades, de lo cual me alegro muchísimo porque es una empresa hermana a la que valoro y por la que tengo un enorme respeto (además colaboramos con ella). Y nosotros seguimos creciendo: poco, porque el país no está para florituras, pero sí que lo hemos hecho en mutualistas, pólizas y cifra de negocio. Terminamos el año pasado con una cifra de negocio de cerca de 190 millones de euros y hemos hecho un resultado positivo de casi cerca de seis millones de euros (5.700.000), o sea que se trata de un resultado importante. AMA está, hoy día, con cerca de 600.000 pólizas y ya pasamos de 500.000 mutualistas. Creo que son cifras importantes, máxime si se repara en que solo nos dirigimos al sector sanitario. Hay que pensar que una mutua importante, como es la Mutua Madrileña, dirigida a todos los sectores y con mucho tiempo funcionando, puede hablar de unos dos millones de pólizas.

AMA va a reclamar por la intervención de Seguros.

La nueva sede y la pérdida de la póliza en Portugal


¿Qué objetivos se plantea AMA en lo que resta de año: mantenerse, crecer un poco más...?

Crecer un poco más pero, fundamentalmente, fidelizar a los mutualistas. Nosotros contamos con un colectivo extraordinario, y eso se ha visto ahora con todos los problemas y dificultades que hemos padecido, que ha seguido siendo fiel, así que tenemos la obligación de seguir apoyando a ese colectivo. Lo hemos visto con el tema de Seguros, que ha sido honrosamente difícil para nosotros: lo cierto es que hemos tenido a toda la gente del sector sanitario apoyándonos, y eso es algo inolvidable.

Si retomamos la idea de la nueva sede, es un reflejo de la solidez de la empresa, porque está pagada completamente desde su estreno. Una vez pasó la intervención de la Dirección General de Seguros, dio la impresión de que usted daba la cara por la entidad con el fin de establecer un nuevo plan más ambicioso que permitiese recuperar el tiempo perdido (por ejemplo, se han firmado multitud de convenios, se ha nombrado un nuevo director general que proviene de una parte muy comercial de otras empresas…) ¿Ha sido así?

Sí, la ilusión y las ganas de trabajar no nos han faltado nunca: eso está clarísimo. El pago de la nueva sede, que se hizo en su totalidad, se cerró en 73 millones de euros, y, como he dicho, nos aportó mucha tranquilidad porque salíamos de la persecución de la DGS. La operación se cerró bien, con el apoyo de los mutualistas; no tuvimos bajas y pudimos cerrar adecuadamente el pago de la nueva sede. Por otro lado, acabamos de firmar un convenio con farmacéuticos de Badajoz.

Sin embargo, hay cosas que se han perdido que son irrecuperables; por ejemplo, en Portugal, la póliza colectiva de responsabilidad civil profesional; hay una multinacional que ha captado a ese colectivo y eso es muy difícil de recuperar. Pero si hablamos de cifras, llegó un momento en que nosotros estábamos generando en Portugal casi un millón de euros de beneficio; hoy día estamos muy a la par, y eso que hemos captado en estos momentos (hemos firmado una póliza de responsabilidad civil profesional) con los veterinarios portugueses y seguimos manteniendo a los enfermeros, pero el asunto fue duro y recuperarlo va a ser muy difícil. En España, no: aquí hemos tenido un apoyo total.

De izquerda a derecha, Óscar López Alba, redactor jefe de Redacción Médica; Javier Barbado, coordinador de 'Publicación de Sanidad Privada'; y Ricardo López, director general del Grupo Sanitaria 2000, junto a Diego Murillo, presidente de AMA.

Esas pérdidas de colectivos en otros países, ¿ha sido cuantificada por la mutua? ¿Echan en falta apoyos de instituciones concretas?

Yo el apoyo del sector sanitario, fundamental, lo tuve, incluido el vuestro, el de los medios de comunicación sanitarios. Respecto a lo que me decías de la cuantificación, es muy difícil hacerlo, pero estamos estudiándolo para hacer una evaluación de nuestro estado. Creemos que hemos sufrido una serie de daños que, como se ha demostrado, no estaban justificados y eran desproporcionados (no digo que no haya cosas que corregir, pero nunca se dieron motivos para una intervención –una empresa que estaba repartiendo a sus mutualistas un millón de euros anuales no se puede intervenir porque lo dice la ley–). Estamos hablando con nuestros abogados en estos momentos: vamos a reclamar entre ocho y diez millones de euros. Hay cosas muy medibles, como la pérdida de la póliza de responsabilidad civil de los portugueses. Existe una carta de ellos en la que explican que se van de AMA porque la persecución a la que están sometidos por las autoridades de la Dirección General de Seguros española, es para ellos inaceptable. Hubo un momento en que nosotros teníamos unas acciones de un determinado banco, y estábamos dispuestos a venderlas porque necesitábamos liquidez, pero se nos impidió la venta porque, al estar intervenidos, cualquier movimiento, tanto económico como de otro tipo, necesitaba un permiso. ¿Qué paso entonces? Pues que la banca (en general, no me refiero a ese banco) ha bajado de forma drástica, con la consiguiente pérdida de dinero. Pero eso es incuantificable.

¿Se plantea AMA llegar a otros países, por ejemplo de Hispanoamérica?

AMA ha crecido mucho y se ha fortalecido su nombre: de eso no hay ninguna duda. Hay ofertas de otros países. A mí, personalmente, me da miedo, porque la experiencia de Portugal no ha sido buena. Estuvimos a punto, hará unos cinco años, de abrir sedes en Marruecos. Hubo una fuerte presión de medio sanitarios marroquís; vinieron a hablar conmigo y casi llegamos a acuerdos, pero no fructificaron, se diluyeron, y luego vino el tema de Seguros y se quedó paralizado.

En este momento lo que hay que hacer es fidelizar a los que tenemos aquí. Lo que sí estamos haciendo es captar a una serie de colectivos que antes, por las circunstancias que fueran, no se contemplaba que estuviesen en AMA; quiero decir a psicólogos, fisioterapeutas, protésico-dentales… AMA era un poco, por qué no decirlo, elitista. Al igual que PSN, se dirigía a médicos, farmacéuticos y veterinarios. Yo fui el que propuso, en un Consejo de Administración hace ya tiempo, que había una serie de colectivos sanitarios que, aunque no habían sido fundadores de la mutua, tenían el mismo derecho a entrar en la mutua y obtener beneficios si es que se obtenían. En estos momentos, ayudamos a los colegios sanitarios con cantidades cercanas a los diez millones de euros, que se destinan a cursos de formación, actividades comerciales, etc. Ahora mismo hemos firmado acuerdo con los treinta y tantos colegios de Enfermería españoles.

Ginecología moderna y la Ley del Aborto.

La estrategia de la mutua de extenderse a otros colectivos.

¿Ha pensado en fusionar AMA con otras entidades? ¿Cree que se va a instalar esa clase de movimientos en el sector?

AMA ha tenido ofertas de compra, más que de unión. Por otro lado, la unión natural quizá sería con Previsión Sanitaria Nacional (PSN). De hecho, nacieron juntas; se separaron a partir de una ley de 1978 relacionada con las empresas que hacían seguros de vida. Si algún día se llega a una unión –que yo creo que podría ser necesaria–, creo que debería ser con Previsión Sanitaria, pero, en estos momentos, AMA no lo necesita. Lo que yo creo que hay que hace es fidelizar a la gente; estar muy cercanos a ella y dar apoyos.

Pero es cierto que existe una tendencia a la fusión también en otros sectores, por ejemplo en la banca, tal vez “obligados” por las nuevas directivas europeas (caso de los seguros y las normativas sobre Solvencia 2).

Se plantea AMA ir absorbiendo a otras entidades para crecer?

Álvaro Basilio, dircom de AMA, y hombre de confianza de Diego Murillo.

Está claro que esas son las directrices europeas son ésas: crear grandes empresas. Pero nosotros vamos bien, y, de unirnos, tendría que ser a una empresa sanitaria, porque meternos en otro mundo sería cambiar nuestra filosofía, así que por eso mencionaba a Previsión, porque otra mutua específica en el sector no la hay. Creo que nosotros, como parte del sector sanitario, disponemos de suficiente campo para poder seguir solo en esa línea, y así lo vamos a hacer en principio. Nosotros estamos cumpliendo las directrices europeas, incluido el proyecto Solvencia 2.

Lea la noticia completa