13 nov 2018 | Actualizado: 19:10

Rechazan las enmiendas a la totalidad presentadas al proyecto de ley del Banco de Sangre y Tejidos

Bildu, NaBai, Izquierda-Ezkerra y los dos no adscritos (Geroa Bai) las han apoyado

Jueves, 22 de noviembre de 2012, a las 18:26

Redacción. Pamplona
El pleno del Parlamento ha rechazado las enmiendas a la totalidad presentadas por Bildu-Nabai e I-E al proyecto de ley por el que se modifica la ley foral que creó el Banco de Sangre y Tejidos de la Comunidad foral (BSTN) y estableció la organización de la red transfusional y de células y tejidos humanos de Navarra (RCTHN).

Bakartxo Ruiz, portavoz de Bildu.

Las enmiendas a la totalidad han sido rechazadas con los votos de UPN, PSN y PPN, mientras que Bildu, NaBai, Izquierda-Ezkerra y los dos parlamentarios no adscritos (Geroa Bai) las han apoyado.

El proyecto de ley impulsado por el Gobierno tiene por objeto eliminar de la ley foral 20/2010 todos los aspectos relacionados con la obtención y utilización clínica de órganos humanos, la coordinación autonómica y territorial de donación y trasplantes de órganos y "cuantos otros" elementos se entiendan "necesarios".

La modificación, basada en las aportaciones de una comisión asesora técnica, parte de la base de que no resulta apropiado residenciar en el Banco de Sangre y Tejidos de Navarra dos actividades tan "dispares" como la referente a sangre, células y tejidos, y la relativa a donación y trasplante de órganos. Es por ello que, aludiendo a razones de "coherencia y eficacia", propone deslindar ambas funciones corrigiendo lo establecido en la Ley 20/2010.

Junto a la eliminación de los puntos relativos a los órganos humanos, se proyecta suprimir la regulación de la estructura orgánica del Banco de Sangre y Tejidos de Navarra, donde figura un director y un subdirector de Gestión y Recursos, para que pase a formar parte del SNS-Osasunbidea, como unidad orgánica adscrita a la Dirección Médica del Complejo Hospitalario de Navarra.

Frente a este planteamiento, la enmienda a la totalidad presentada Bildu y NaBai censura el intento de cambiar "aspectos esenciales de una norma todavía sin recorrido, a pesar de que la disposición adicional tercera de la Ley 20/2010 encomendaba al Gobierno el desarrollo urgente de la misma".

Así, ambos grupos critican el nuevo planteamiento de gestión, ya que, en su opinión, "tanto los cambios en la estructura orgánica como en los órganos y procedimientos de consulta y control suponen un retroceso, que se agrava con la reducción de funciones en hemodonación y tejidos y la supresión de todo lo referido a órganos humanos".

En la misma línea, Izquierda-Ezkerra sustenta su enmienda a la totalidad en el "sinsentido" que supone, a su juicio, eliminar todo lo ligado a la "donación, extracción y trasplante de órganos", más aún "sin haber evaluado el grado de cumplimiento de la Ley 20/2010".